A pesar de que le subvencionaron su operación para perder peso, Chris McDonnell se niega a renunciar a la comida basura

Le financian una banda gástrica y se pone morado licuando kebabs a todo meter

Ha vueto a engordar después de que redujese su peso de los 203 a los 95 kg

Le financian una banda gástrica y se pone morado licuando kebabs a todo meter
Chris McDonnell haciendo de las suyas Captura

"El problema no está en el estómago, se encuentra en el cerebro"

Chris McDonnell, un británico de 32 años que fue subvencionado con 36.000 euros para someterse a una operación que redujese su peso de los 203 a los 95 kg, ha vuelto ha engordar después de licuar durante meses todo tipo de comida basura para evitar que su banda gástrica (la cual limita su ingesta de alimentos) le hiciese vomitar, según da cuenta ‘Daily Mirror’.

SU PERIPLO

La historia de McDonnell comenzó a sus 24 años, cuando los médicos le informaron de que su peso (unos 203 kg) podía perjudicarle seriamente la salud. Fue entonces cuando este británico pidió al estado una subvención de 36.000 euros para que los médicos le introdujeran una banda gástrica en el estómago (la cual le limitaría drásticamente la ingestión de alimentos y haría que redujese su peso).

Tras pasar por el quirófano, el joven logró perder casi 110 kg. Fue todo un éxito.

Sin embargo, en la actualidad este británico ha vuelto a aumentar su peso hasta los 139 kg debido a que, según afirma, siente una irrefrenable pasión por la comida. De hecho, y según ha explicado, echaba tanto de menos alimentos como los kebab o los preparados fritos, que no dudó en empezar a pasarlos por la licuadora para que su banda gástrica los aceptese y no le provocase vómitos.

«El problema no está en el estómago, se encuentra en el cerebro», ha señalado McDonnell al popular diario. Ante esta situación, los médicos han instado al joven a que siga a una dieta estricta, requerimiento que, de momento, McDonnell no sigue.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído