La actriz es embajadora de Unicef

Mia Farrow al lado de los desplazados en África

La actriz estadounidense de renombre Mia Farrow, activista y embajadora de Buena Voluntad de Unicef, acaba de terminar su cuarta visita a la República Centroafricana, donde ha visto el impacto de la violencia extrema y ha conocido a gente con historias de una valentía inspiradora.

«El valor y la resistencia del pueblo indefenso frente a impactantes e inaceptables niveles de violencia son inolvidables y profundamente inspiradores», ha comentado la ex mujer de Woody Allen tras esta última experiencia.

Ha aparecido en más de cuarenta películas y ha ganado numerosos premios, incluyendo el Globo de Oro, tres nominaciones a los Premios Bafta y el premio a mejor actriz del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Farrow también ha destacado por su trabajo humanitario como Embajadora de la Unicef, en 2007 hizo su primer viaje y según ella ha debido de dejar una parte de su corazón en el país africano.

Mia Farrow, que participó en el cine por última vez en 2011 con película de animación «Arthur y la guerra de los mundos», ha aprovechado esta ocasión para reunirse en la ciudad de Boda con familias musulmanas desplazadas, mujeres y población infantil.

El país se encuentra desgarrado por una prolongada violencia interétnica entre milicias musulmanas y cristianas, por lo que las personas que ha visitado se encuentran en constante temor por los ataques.

Según Unicef, muchas personas se han visto obligadas a huir de sus hogares por la violencia y más de dos millones de niños están sufriendo las consecuencias de la crisis. Con las crecientes necesidades y escasez de fondos, se necesita más apoyo con la mayor urgencia para salvar la vida de los niños y eso es algo que Farrow sabe bien.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído