La pareja cada día más felices y enamorados

Vanesa Lorenzo: «Me haría ilusión que Carles me pidiera matrimonio, para que engañarnos»

Este ha sido un gran año para la modelo Vanesa Lorenzo, empezó el 2013 enamorándose del futbolista del Barça Carles Puyol y lo cerró convirtiéndose en madre por primera vez a sus treinta y seis años. Ahora ya con su pequeña Manuela entre los brazos, la modelo se enfrenta con serenidad a la tarea de ser madre primeriza.

Encantada con su primera hija, ha cambiado totalmente de vida para cuidar a la pequeña pero no lo afronta como una renuncia. Acostumbrada a viajar, no le hubiera importado dejarlo todo para irse a vivir a Estados Unidos junto a Puyol pero finalmente el futbolista ha decidido quedarse en Barcelona junto a la familia y la modelo está encantada con la decisión. Ambos quieren disfrutar ahora de su pequeña y quien sabe si quizá decidan pronto formalizar su relación pasando por el altar, la modelo ya está pensando en ello.

Antes de aprontar su primer verano como madre, ha vuelto al trabajo para presentarnos el primer restaurante para bebés que se ha abierto en Madrid, Magasand en la calle Columela 4, que durante su primera semana de apertura ofrece los productos Nutribén a los más pequeños totalmente gratis.

-¿Qué te parece esta nueva idea de un restaurante para bebés gourmet?
-Es una idea buenísima, ahora que estoy experimentando por primera vez lo que es la maternidad y tengo que alimentar al bebé, Nutribé es una empresa familiar que me da mucha confianza, apuestan por la producción ecológica y eso me encanta porque yo como así y me parece fundamental poder alimentar a mi bebé de la misma forma. Intenté darle el pecho a Manuela pero desgraciadamente no pude, por eso me parece fundamental que dispongamos de marcas de confianza para alimentar a nuestros hijos.

-¿Cómo os planteáis vuestro primer verano como padres?
-Va a ser un verano muy relajado, disfrutando de la familia y de las pequeñas cosas de la vida que te hacen feliz como cambiar un pañal o darle de comer a Manuela.

-¿Cómo se porta?
-Muy bien, es una niña muy buena, ya duerme doce horas pero empieza a sacar ya su carácter.

-¿A quien se parece?
-A los dos, los dos tenemos carácter y somos muy activos como ella, es una niña muy despierta y curiosa, tiene ojos curiosos y físicamente es una mezcla de los dos. Ya tiene muy claro lo que quiere y lo que no.

-¿Qué ha sacado del padre?
-Se le está empezando a rizar el pelo (Ríe)

-¿Carles se implica?
-Sí, compartimos tareas, como tiene que ser, somos padres del siglo XXI

-¿Cómo os habéis adaptado a esta nueva vida?
-Yo he tenido que cambiar mucho mi forma de vida, tenía una vida muy nómada, vivía en Nueva York y estaba todo el día con una maleta en la mano. He tenido que renunciar a muchas cosas para ser madre pero me ha compensado, no lo vivo como una renuncia sino como un cambio que merece la pena. Me marché de casa a punto de cumplir los dieciocho años, me encanta viajar y me encantaba vivir en Nueva York pero en España se vive también muy bien.

-¿Tenéis pensado tener más hijos?
-Sí, yo tengo dos hermano y la verdad es que sí que me gustaría que Manuela no fuera hija única, está muy bien tener hermanos cuando eres pequeño para jugar y de mayor para contar con su apoyo.

-¿Te haría ilusión una pedida de mano por parte de Carles?
-Bueno, pues sí, para que engañarnos. No soy tan moderna como para pedírselo yo así que no sé cuando daremos ese paso.

-¿Qué has hecho para recuperar tu figura tan rápido?
-Para mi la alimentación es fundamental, es el ochenta por ciento. También es importante hacer deporte y entrenamiento, practico yoga desde hace muchos años. Como muy sano, no soy vegetariana pero apuesto por la alimentación ecológica, como de todo y me doy mis caprichos pero muy puntuales.

-¿Carles también como sano?
-Sí, en casa no diferenciamos la comida de uno de la de otro, él está muy comprometido con su físico y es muy consecuente.

-¿Qué proyectos profesionales tienes para el futuro?
-Este año he empezado a trabajar como embajadora de Unicef, especialmente ligada a ellos para luchar por la alimentación infantil. He estado en su sede de Copenhague conociendo sus instalaciones de emergencia, gracias a todas esas pequeñas aportaciones que reciben tienen una gran logística con la que son capaces de llegar a todos los sitios.

-¿Vas a seguir con tu faceta de diseñadora?
-Sí voy a colaborar como diseñadora con otras marcas pero he reducido mis colecciones propias a ediciones limitadas porque no tengo tiempo para más. Antes de tener a Manuela trabajaba hasta catorce horas diarias pero hora no quiero, no he tenido un bebé para aparcarlo.

-Se habló de un posible fichaje de Puyol en el extranjero, ¿Has sido tu quien le ha convencido de quedarse en Barcelona?
-A mi no me importaba hacer la maleta, estoy muy acostumbrada a vivir fuera y no me importaba hacerlo pero lo cierto es que para el bebé tener a las abuelas cerca marca una gran diferencia

-¿Tiráis mucho de las abuelas?
-Sí, nos ayudan mucho, entendemos si no están los padres, lo mejor son las abuelas.

-¿Has pasado apuros como madre primeriza?
-No, pensé que me iba a costar mucho más pero no, la naturaleza es muy sabia. Nunca hasta ahora había sentido la llamada de la maternidad, supongo que porque no había encontrado a la persona adecuada. Lo he afrontado con mucha serenidad, tengo mucha más paciencia de la que pensaba como madre. Con otras cosas no pero con Manuela soy muy paciente.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído