Adrian Smith ha sido bautizado como "el conductor más estúpido de Gran Bretaña"

Prende fuego a una cámara de tráfico para no ser multado y acaba detenido por tener marihuana en casa

Ha entrado en prisión sabiendo por las autoridades que no había excedido el límite de velocidad permitido

Prende fuego a una cámara de tráfico para no ser multado y acaba detenido por tener marihuana en casa
Adrian Smith Captura

"Actuó en el calor del momento"

Adrian Smith, un hombre de 46 años residente en Shireoaks (Inglaterra), ha conseguido ganarse en apenas unas jornadas el apelativo del «conductor más estúpido de Gran Bretaña».

La razón es sencilla: este sujeto prendió fuego a una cámara de tráfico para evitar que las autoridades le multaran por exceso de velocidad y, cuando los agentes se personaron en su casa para denunciarle por ello, hallaron en su sótano una plantación de cannabis valorada en 45.000 euros.

LA HISTORIA

Tal y como explica el ‘Daily Mail‘, la curiosa historia de este británico comenzó el pasado 21 de febrero.

Ese día, Smith conducía hacia el trabajo por un puente cercano a Lincolnshire (al este del país) cuando se dio cuenta de que una cámara de tráfico le había fotografiado por haber excedido la velocidad máxima.

Creyendo que esa multa provocaría que le quitaran el carnet de conducir, el hombre paró en el arcén y prendió fuego al aparato para eliminar las pruebas del delito.

Posteriormente, se marchó feliz a su casa sin saber que otra cámara le había grabado incendiando el aparato.

Por ello, Smith no pudo evitar sorprenderse cuando vio llegar a los agentes de policía a su casa para llevarle ante la justicia.

El mal ya estaba hecho, pero la situación todavía podía empeorar para este británico. Y es que, cuando los agentes entraron en su hogar, descubrieron que el hombre guardaba una plantación de cannabis valorada en 45.000 euros.

JUZGADO

Sin titubear, detuvieron a Smith, que ha sido juzgado esta misma semana y condenado a dos años de cárcel. Para empeorar las cosas, el sujeto ha entrado en prisión sabiendo por las autoridades que no había excedido el límite de velocidad permitido, por lo que no le hubiera sido retirado el carnet.

El juez encargado del caso, por su parte, ha calificado en una entrevista posterior el comportamiento del infractor:

«Él no ha podido dar una excusa seria de por qué prendió fuego a la cámara más allá de que cometió un acto estúpido y actuó en el calor del momento».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído