Robin Williams: La fama cuesta, y mucho

Las personas creativas son más propensas la depresión: Jim Carrey, Catherine Zeta-Jones, Mel Gibson, Demi Lovato…

La fama y la riqueza diferencia mucho a las personas que no la tienen, y no solo por su nivel de vida, si no por sus estados mentales: actores, músicos o escritores están más expuestos a la depresión y las adicciones.

Artistas como Jim Carrey, Catherine Zeta-Jones, Mel Gibson o Demi Lovato declararon su depresión asociada en muchos casos a las drogas o el alcohol.

Philip Seymour Hoffman había admitido problemas de adicción que terminaron por costarle la vida el pasado febrero.

Según la Organización Mundial de la Salud, más de 350 millones de personas de todas las edades sufren de depresión en el mundo.

«En su forma más severa, puede conducir al suicidio», según la OMS.

La encargada de prensa de Robin Williams, Mara Buxbaum, explicó que el héroe de «Good morning Vietnam», «Mrs Doubtfire», «Will Hunting» o «El círculo de los poetas muertos» padecía últimamente una «severa depresión».

Para el profesor Michel Reynaud, jefe del departamento de psiquiatría y adictología del hospital Paul Brousse (Villejuif, afueras de París), existe un vínculo entre talento creativo, depresión y adicciones.

«Los artistas son a menudo gente más sensible, que siente más fuerte las emociones. Eso genera en general escritores, poetas, músicos, actores de gran calidad, aunque detrás hay a menudo personas ansiosas, deprimidas, angustiadas o bipolares».

Abundancia de drogas y alcohol coinciden a menudo en el entorno hedonista, festivo y adinerado de los artistas famosos.

Además hay que añadir que la presión del éxito sobre los actores que viven «en una especie «película» en la propia vida real.

«Hay estudios anteriores que vinculan talento creativo y problemas de salud mental, aunque el mecanismo exacto siga siendo un misterio», comenta el profesor Vikram Patel, director del Centro británico de salud mental mundial (Global Mental Health).

El vínculo entre depresión, bipolaridad y adicción también se ha verificado y según el profesor Reynaud, «entre un tercio y 50 % de los adictos tienen depresión y la mitad de los bipolares tienen problemas de adicción». 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído