El ex chófer de Rocío Jurado, José María Franco, vuelve a escena para añadir más pólvora al culebrón de los Mohedano Benito

La grabación que dejaría a Rosa y Amador tocados de muerte

Aún se está pensando qué hacer con el material sensible que tiene

José María Franco quiere que Rosa Benito cumpla lo que prometió ante un juez.

Los hechos se remontan al Deluxe al que acudió el ex chófer de Rocío Jurado como invitado.

En un momento dado, la Benito le dijo que se dedicaba a «ver cosas en internet de niños jovencitos». Tamaña afirmación hizo que Franco tomara medidas legales.

Rosa Benito expresó en sede judicial que con su aseveración no tenía intención de ofender y tampoco se refería a pederastia o delito alguno.

Ambas partes llegaron a un acuerdo por el cual Rosa se comprometía a reiterar en Sálvame Deluxe lo escrito en la frase anterior.

Sin embargo, pasa el tiempo y la colaboradora no cumple su promesa.

Es por eso que José María ha interpuesto una nueva demanda para que la rubia lleve a cabo lo que prometió.

En caso de que Rosa no lo haga, la representación legal de Franco «podrá optar entre pedir que la ejecución siga adelante para entregar a mi patrocinado un equivalente pecuniario de la prestación de hacer o solicitar que se apremie a la ejecutada con una multa por cada mes que transcurra sin que se lleve a cabo desde la finalización del plazo.

Todo ello con imposición de las costas derivadas de esta ejecución al ejecutado».

Guerra de almohadas

En estos días, José María Franco también es noticia por unas grabaciones que dice tener en su poder en las que según él se escucha a una amante de Amador hablando de la tela de araña que tejió para cazar y rematar al manager.

En el ánimo del ex chófer estaba hacer llegar al hermano de la Jurado estas grabaciones por si podían servirle en el pleito judicial que aseguró interpondría contra esta damita. Franco me explica:

«La grabación se la hice llegar a Carolina Sobe. En ningún momento he tenido trato con Amador. Lo juro. Aquí lo que pasa es que me he fiado de un periodista que creía amigo y me ha vendido por dar una falsa noticia en un plató».

Y siguiendo con el tema de las grabaciones, lo peor todavía podría estar por llegar para Amador Mohedano si José María Franco se decide a sacar a la luz una conversación donde la damita mencionada en el párrafo anterior cuenta cómo el representante se derrumbó mientras se divertían haciendo una guerra de almohadas.

Las risas dieron paso a las lágrimas. Tamaña confesión dejó a la damita muy tocada.

Ciertamente, si esto es verdad, es de juzgado de guardia.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído