Asediado por las deudas y con un negocio que no funciona como esperaba

Julián Contreras, hijo de Carmina Ordóñez, dice que casi se suicida inspirado en Robin Williams

Confiesa estar pasando por un terrible momento personal

Al hijo de Carmina Ordóñez, Julián Contreras Jr., no le van las cosas demasiado bien.

El joven montó un restaurante de comida italiana en Madrid que no ha dado los resultados que esperaba, lo que le ha hecho tener que enfrentarse a un desahucio.

Según contó en «Sálvame Deluxe», se trata de una situación que su familia desconocía: «He llevado una doble vida para que la gente que me quiere no sufra».

La dramática realidad hizo que incluso se planteara quitarse la vida porque «no aguantaba más».

«El 10 de agosto es el cumpleaños de mi padre y fue muy duro, muy duro. El 11 creo que falleció Robin Williams y pensaba este señor, que invirtió su vida en hacer reír a los demás, y lo que sufría por dentro y yo ese día me rendí y lo reconozco, yo ese día no quise seguir.

Se lo dije a mi doctora al día siguiente. Mi madre se murió sin que yo la pudiera coger de la mano por última vez y esto me persigue y me perseguirá toda mi vida. Yo esa noche no pude más pero aquí estoy», relataba mientras las lágrimas y la voz entrecortada se le apoderaban.

Con el recuerdo de la desaparecida Carmina Ordóñez en su mente y en su discurso, hasta la medicación que podría salvarle el ánimo le destroza:

«Cuando me recetan las mismas pastillas que a mi madre, me derrumbo», espetó sin consuelo. Y es que no solo las deudas de su propio negocio le han hundido sino también el dinero que ha prestado, más de «50.000 euros» que ha dejado «a gente que ni conocía».

Un día después de hacer público su dolor, el joven utilizaba las redes sociales para agradecer el apoyo que ha recibido en todo este tiempo:

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído