A LA ESPERA DE UN MILAGRO

Una desolada Tana muestra el dolor de la familia de la Duquesa de Alba

Genio y figura, la indómita aristócrata volvió a lograr la máxima expectación en su momento más delicado. Los fotógrafos captaron imágenes que demuestran que ella no es como las demás

Una desolada Tana muestra el dolor de la familia de la Duquesa de Alba
La duquesa de Alba, ingresada por una neumonía EUROPA PRESS

La Duquesa de Alba está inconsciente desde este martes por la noche y en las últimas horas habría experimentado un aumento de los leucocitos, lo que indicaría que los antibióticos no le hacen efecto y que el desenlace de la situación depende solo ya de la fortaleza de la paciente, según creen los médicos.

Así las cosas, y a la espera de un milagro, toda su familia se ha reunido ya en el Palacio de Dueñas ante el más que posible inminente desenlace. La visita de su confesor y capellán de la Casa de Alba, Ignacio Sánchez Dalp, no hizo sino incrementar las sospechas de que todos sus hijos están ya a la espera de lo peor.

De hecho, todos están allí ya con ella en Dueñas y las fotos que captan los muchos reporteros allí apostados dejan pocas dudas acerca del dolor y la desolación de los hijos de la Duquesa. El último en llegar, Jacobo Martínez de Irujo, lo hizo acompañado de su esposa Inca Martí, la nuera con la que Cayetana de Alba siempre mantuvo una tensa relación con sus más y sus menos.

Claro que los reporteros también pudieron captar las imágenes de sus exnueras favoritas, Genoveva Casanova y Eugenia Fernández de Castro, así como de Matilde Solís. Genio y figura la Duquesa siempre mantuvo muy buena relación con los y las ex de sus hijos sin importarle las habladurías y dos ellas así lo demostraron este miércoles, cerrando filas en torno a su suegra favorita en su momento más delicado.

El que no se ha dejado ver (aunque ha mandado buenos deseos desde la distancia) es el que fuera su yerno predilecto Fran Rivera. Sin embargo, otra imagen para la desolación es la que ofreció Cayetana Rivera, Tana, la única hija de Eugenia Martínez de Irujo y Fran. La nieta de la Duquesa también se dejó ver de lo más afectada, al igual que otros nietos de la aristócrata.

Mención aparte el rostro demacrado y roto de Alfonso Díez, que no se separa de la mujer con la que se casó hace tres años en ese mismo Palacio de Dueñas y que era el rostro del dolor el martes al salir del hospital en dirección a un sitio tan agridulce para él en estos momentos.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído