La cantante ha ingresado poco antes de las 08:00 este viernes 21 de noviembre de 2014

Isabel Pantoja está ya en prisión para cumplir la pena de 2 años de cárcel por blanqueo

La tonadillera ya es parte de la lista de más de 150 reclusas que están en el centro

Isabel Pantoja está ya en prisión para cumplir la pena de 2 años de cárcel por blanqueo
Isabel Pantoja EUROPA PRESS

Las autoridades penitenciarias asegurán que velan para preservar la intimidad de la tonadillera

La cantante Isabel Pantoja ha ingresado este viernes en la prisión de de Alcalá de Guadaira (Sevilla) para cumplir la pena de dos años de cárcel impuesta por la Audiencia de Málaga por un delito de blanqueo de capitales. La tonadillera ha entrado sobre las 8.00 horas. Los medios congregados a las puertas de la finca han podido captar la imagen de la cantante saliendo de su casa en el asiento trasero del coche y a gran velocidad.

Pantoja, que no escondió su rostro al pasar ante los medios que esperaban a las puertas del recinto, se ha mostrado visiblemente emocionada y afectada. Su hermano Agustín la acompañaba en el asiento del copiloto.

La entrada en prisión de Pantoja se produce después de que la Sección Segunda de Málaga desestimara el recurso de súplica presentado por los letrados de la cantante contra la decisión de no suspender su ingreso en prisión y después de que la Sala le diera tres días para comenzar a cumplir. La defensa tiene interpuesto un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

Esta Sala condenó a la cantante a dos años de prisión y al pago de una multa de 1.147.148,96 euros, de los que ha pagado ya 147.000 euros. También fueron condenados el exalcalde de Marbella y expareja de Pantoja, Julián Muñoz, y su exmujer, Maite Zaldívar, que ya cumple la pena de dos años y medio de cárcel por el mismo delito de blanqueo de capitales.

Este Tribunal rechazó suspender la pena a Pantoja, esgrimiendo entre otros argumentos que, aunque cumplía los requisitos para concederle el beneficio de la suspensión, había que tener en cuenta circunstancias como la gravedad de la conducta y el carácter «ejemplar» de la pena para que cumpla «su función de servir de freno a posibles conductas futuras análogas».

LA VIDA EN PRISIÓN

La cárcel de Alcalá de Guadaíra se encuentra a una hora y media en coche de Cantora, residencia en la que ha permanecido recluida Isabel Pantoja hasta que ha ingresado en prisión a primera hora de este viernes para cumplir la pena de dos años a la que fue condenada por un delito de blanqueo de capitales.

El centro penitenciario es uno de los menos conflictivos de todo el territorio español. Inaugurado en 1991, dispone de tres módulos interiores, un módulo de mayores y un módulo de madres donde las mujeres con hijos gozan de un lugar en el que se han eliminado todos aquellos elementos que recuerdan a un cárcel convencional.

Desde este viernes, Pantoja ha pasado a engrosar la lista de más de 150 reclusas que actualmente se encuentran cumpliendo condena y que se reparten en un total de 83 celdas. Allí son vigiladas por casi un centenar de funcionarias y de personal especializado con el que la cantante tendrá que tratar durante los próximos meses.

Además, el centro dispone de enfermería, lavandería, cocina, economato, mantenimiento, peluquería y de un módulo donde se desarrollan los talleres a los que pondrá optar la Pantoja si así lo desea y lo aprueba la dirección de la cárcel.

Sólo algunas privilegiadas disfrutan de celdas individuales. Es más que previsible que Isabel comparta celda -al menos las primeras semanas hasta que sea clasificada- con alguna presa de confianza que la ayudará a adaptarse a la vida carcelaria. De esa adaptación dependerá que Pantoja acceda primero a ciertos beneficios penitenciarios.
En la celda

A Isabel Pantoja se le aplicará el procedimiento habitual en cualquier ingreso voluntario que pasa por la identificación, cacheo y registro de su entrada. A partir de ese momento, se le abrirá un expediente en el que se incluirán sus huellas y varias fotografías. Inmediatamente se le explicarán los horarios y se le proporcionará el paquete básico con el que se dota a cualquier preso que ingresa en prisión: rollos de papel higiénico, pasta de dientes, cubiertos de plástico y un juego de sábanas o toallas.

A partir de su ingreso todo lo que ella necesite más allá de lo que la permitan meter dentro de prisión, deberá comprarlo en el economato haciendo uso de su peculio semanal que no superará los 80 euros. Una cantidad que usará para comprar café, comida, bollería, tabaco, una televisión o las tarjetas telefónicas gracias a las cuales podrá hablar, dentro de los horarios establecidos, con el exterior.

Isabel Pantoja tendrá derecho a realizar hasta un máximo de 10 llamadas a la semana de 5 minutos de duración cada una. Las llamadas se harán únicamente a aquellos números que la reclusa haya proporcionado y que hayan sido autorizados por la dirección del centro.

A lo largo de los próximos días. la tonadillera recibirá el NIS (Número de Identificación Sistemática), una tarjeta que portará y enseñará para realizar cualquier gestión durante su estancia en la cárcel. Pantoja deberá integrarse rápido en el día a día de prisión si quiere comenzar a recibir pronto las visitas familiares, para lo que tiene que presentar una lista con los datos y la relación familiar que le une a esas personas que desea que la visiten en la cárcel.

Una vez admitidas por la dirección del centro, Pantoja puede hacer uso de las comunicaciones familiares dos veces por semana a través de un locutorio o de una comunicación familiar durante el fin de semana con una duración de 40 minutos. Esta última es la opción preferida por las reclusas, ya que se permite el contacto directo con el familiar.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído