DÍA DE LUTO

El llanto inconsolable de la amiga y la desvalida reacción del viudo

Genio y figura, la última voluntad de la Duquesa de Alba también será llevada a cabo, tal como era su deseo. El que no levanta cabeza es Alfonso Díez cuya primera reacción lo dice todo

El llanto inconsolable de la amiga y la desvalida reacción del viudo
Cayeta, Duquesa de Alba, con Alfonso Díaz, su tercer marido. CY

Los restos mortales de la Duquesa de Alba ya están en la capilla ardiente de Ayuntamiento de Sevilla, ante la que aguardaban unas 300 personas. A la llegada del féretro los ciudadanos allí congregados otorgaron un intenso aplauso a la Duquesa mientras el ataúd iba siendo trasladado a hombros por familiares y amigos. La estancia ha sido engalanada para la ocasión con imágenes de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias Coronada y otros elementos representativos de la Hermandad de los Gitanos.

El féretro de Cayetana corona el salón Colón del Ayuntamiento cubierto por una bandera de España y la de la Casa de Alba. A ambos lados, y en respetuoso silencio, los familiares y allegados velaron el cadáver toda vez que los ciudadanos que se acercaron para dar su último adiós a la Duquesa y mostrar sus respetos a la familia accedieron a través de un pasillo acotado a tal efecto y abandonaron el mismo a través del salón Santo Tomás.

Allí permanecerá el cuerpo de la Duquesa hasta este viernes, cuando se celebrará el funeral a las 12.00 de la mañana en la Catedral de Sevilla, concretamente en el Altar del Jubileo, presidido por el cardenal Carlos Amigo Vallejo, según confirmó el Cabildo Catedral de Sevilla. La familia de la aristócrata ha aceptado la posibilidad brindada por el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina, de que la Catedral de Sevilla acogiese la celebración de las exequias, cuya presidencia ofreció, además, al cardenal Carlos Amigo Vallejo, «dada su estrecha relación con la familia».

La Duquesa de Alba tenía una última voluntad antes de morir y sus deseos serán cumplidos, de modo que sus restos incinerados descansarán en la Hermandad de los Gitanos de la que era tan devota. Así lo confirmó la propia Hermandad en un comunicado en el que anuncia que, por expreso deseo de la familia, sus cenizas reposarán en el Santuario de la Hermandad. Según informa el texto, la Duquesa de Alba, hermana de los Gitanos, reposará en una de las capillas laterales del templo, en el lugar designado de común acuerdo entre la Junta de Gobierno y la Casa de Alba, «previo consentimiento de la autoridad eclesiástica tramitado en fechas recientes por el cabildo de oficiales de la corporación». «Se da cumplimiento de esta forma a la voluntad manifestada en reiteradas ocasiones por nuestra querida hermana, de descansar eternamente a los pies de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias Coronada, en el Santuario que gracias a su ayuda pudo reconstruirse, reabrirse al culto y ponerse al servicio de nuestra Hermandad y la Iglesia de Sevilla», recalca.

Tras calificarla como «fervorosa devota» de las imágenes de los Gitanos, recuerda que cuenta entre su ajuar con una manto de salida donado por ella con el escudo de la Casa de Alba, su apoyo material y económico ha resultado de crucial importancia para lograr la reconstrucción de la antigua Iglesia del Valle, actual Santuario y sede canónica de nuestra Hermandad. «Descanse en paz nuestra querida Doña Cayetana, Duquesa de Alba, quien estará por siempre en el recuerdo y la historia de la Hermandad de los Gitanos», concluye.

Aluvión de muestras de afecto

Las muestras de pesar y condolencias se sucedieron a lo largo de todo este jueves 20 de noviembre, empezando por el Rey Felipe VI, que llamó al Palacio de Dueñas al viudo de la Duquesa, Alfonso Díez, para lamentar el fallecimiento de Cayetana.

Un viudo que, según confesó la mejor amiga de la Duquesa, Carmen Tello, está destrozado. En declaraciones telefónicas a Telecinco y hecha un mar de lágrimas, Tello confesó entre sollozos, casi sin poder hablar, que Alfonso está roto y que no se ha apartado de su lado un segundo. Tan desvalido se encuentra que este mismo jueves le decía «¡qué va a ser de mí! ¡Se me va Cayetana!». La mejor amiga de la Duquesa confirmó que aunque tuvo sus dudas al comienzo de su relación con Díez, fue una de las personas que más apoyó a la Duquesa cuando decidió contraer matrimonio: «Cuando me enteré de que tenía una persona a su lado y me dijeron la edad, lo puse en cuarentena porque no sabía lo que iba a pasar pero Alfonso es un niño grande, no tiene malicia».

Todo en un día agridulce para Tello: «He tenido la suerte de conocerla, de que me diera buenos consejos… Me quería de verdad. Estoy muy mal porque siempre pensábamos que sería capaz de salir adelante. Tenía una mentalidad tan joven… Estoy feliz porque mi hijo Fernando y Eva han tenido una niña y ha sido mala suerte que casi el mismo día se muera una parte de mi vida».

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído