Y le da a 'Un Tiempo Nuevo' de Telecinco la victoria que necesitaba sobre LaSextaNoche

El ‘Pequeño’ Nicolás señala a su «padrino» y a quien le coló en el balcón de Génova

"Santiago Segura quiere hacer una película seria sobre mi vida"

"El niño del PP", como él mismo se define, tuvo menos trato con Esperanza Aguirre, salvo un paso por una finca de su propiedad en El Escorial

No deja títere con cabeza. Francisco Nicolás Gómez Iglesias sigue salpicando a altos cargos del Partido Popular con sus declaraciones, pese a los desmentidos oficiales u oficiosos de La Moncloa, La Zarzuela y la Comunidad de Madrid, donde también ha caído una de las bombas del pequeño Nicolás.

La segunda parte de la entrevista concedida a El Mundo, adobada por el éxito de la emitida por Telecinco en Un tiempo nuevo en la noche del sábado, sigue aportando la versión del joven sobre su relación con dirigentes del PP.

«Mi padrino ha sido una de las personas que mejor se ha portado conmigo y a la que yo respeto: el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz», asegura, señalando claramente a quien le abrió las puertas para que comenzase su carrera por las moquetas del poder.

Eso sí, dejando claro que, frente a algunas insinuaciones sobre una relación homosexual, «yo soy heterosexual».

Todo comenzó en FAES, donde García Legaz muñía como secretario general de la Fundación: «Yo era el encargado de los actos jóvenes».

Eso llevo a que conociera a su presidente, José María Aznar, al que se refiere como «Jose» de manera coloquial porque así le pidió que le llamara. Aunque al final no terminaron muy bien:

«Con Jose mi relación no era de amistad, pero estuve en su casa de Guadalmina varias veces a saludarle y a merendar. Mi relación con él terminó porque soy muy sincero y le decía todo lo que me parecía que hacía mal. Eso le sentaba mal porque tiene un ego muy profundo».

Otros dirigentes del PP que quedan señalados por Gómez Iglesias son el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Del primero, llamado «Nacho», indica que llegaron a celebrar en su ático de Estepona una fiesta de cumpleaños en la que Fran, amigo de su hija pequeña, fue homenajeado con una tarta.

El ático es un «casoplón lleno de pantallas Bang & Olufsen» por el que nunca le dio una explicación clara a la hora de preguntarle sobre su adquisición.

En cuanto a la vicepresidenta, que el sábado puso a funcionar a la Secretaría de Comunicación para desmentir varias declaraciones de la primera parte de la entrevista, es señalada como la artífice de que el joven estuviese en el balcón de la sede del PP en la calle Génova celebrando la victoria de las generales:

«Me invitó Soraya Sáenz de Santamaría».

«El niño del PP», como él mismo se define, tuvo menos trato con Esperanza Aguirre, salvo un paso por una finca de su propiedad en El Escorial.

Sus palabras hacia la presidenta del PP madrileño son letales:

«Es una política que es más imagen que otra cosa y que no se ha rodeado de gente honesta».

Por cierto, que la traca final de la entrevista se agrupa en una sola frase: «Santiago Segura quiere hacer una película seria sobre mi vida».

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído