Ni emborracharse, ni ligar, ni criticar....

Guía básica para que no se te atragante la cena de empresa y hagas el ‘ridi’

Esas citas son temidas por muchos empleados

Guía básica para que no se te atragante la cena de empresa y hagas el 'ridi'
Fiesta, juerga, copas y alegría. EP

La Navidad, esa época del año en la que se respira amor por todas las esquinas… y las empresas no podrían ser menos. Y todo se demuestra en las cenas de empresa.

Esas citas son temidas por muchos empleados: no sabes ni que ponerte, ni que decir, ni como actuar con compañeros o jefes a los que solo ves en la oficina. Pero no te satures y relájate. Aquí te dejamos algunos tips para sobrevivir a la cena de empresa navideña de este año:

No puedes faltar.
Es sin duda, el evento más importante de la empresa, en la que caer bien a los compañeros y donde realmente te puedes presentar a los jefes (para que te suban de puesto).

Por mucha pereza que te dé o aburrido que te parezca, es muy importante asistir, pues el lunes siguiente todos comentarán la cena y tu no sabrás que decir.

Puntualidad. No puedes llegar tarde. Si eres el último ten claro que durante los 32 minutos que has llegado tarde, tus compañeros de trabajo te habrán puesto a ‘caer del burro’. Así que llega de los primeros y sé tu el que pongas verde al último en aparecer.

No te margines. Ni se te ocurra quedarte en una esquina de la mesa y sin hablar, aprovecha la situación para entablar conversación con tus compañeros de trabajo y mejorar algunas relaciones e incluso hacer migas con gente con la que no habías hablado antes.

No emborracharse. Mide lo que bebes y si empiezas a notarte mareado, deja la copa en la mesa y pide una botella de agua. Aunque la situación parezca una fiesta, nunca debes olvidar que son tus compañeros de trabajo y, peor aún, tus jefes. No quieras estar en las anécdotas más ridículas de la empresa…

Ligar está prohibido. Exactamente, prohibido ligar durante la cena. Debido a unas copas de más puedes ver a tu compañero/a muy atractivo/a, pero no olvides que os vais a ver TODOS los días y al día siguiente te vas a arrepentir.

No criticar a los jefes. En esa cena se hacen confesiones entre ‘compis’ de trabajo… pero nunca, nunca, nunca confieses que odias a tu jefe, ya que tu amigo de al lado podría ser el chivato.

Ni religión ni política. Estos son los temas tabú en todas las cenas, tanto familiares como de empresa, ya que vas a acabar tirando el plato de carne con patatas al de enfrente. Recuerda que no todos pensamos lo mismo ni tenemos las mismas ideologías.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído