Se enfadó porque la dejó plantaba al salir de un bar y tuvo que coger un taxi

Una borracha le hunde el ojo a su mejor amiga con un tacón de aguja durante las fiestas navideñas

Le dio una paliza de espanto y, pese a las graves lesiones que le propinó, no le ha pedido siquiera perdón

Sophie ha tenido que someterse a cirugía, pero se ha quedado tuerta de por vida

Sophie Robinson y Melissa Causer, antaño mejores amigas, quedaron durante las celebraciones navideñas para salir de fiesta juntas en una ciudad no reseñada de Reino Unido.

La primera se fue a casa de la segunda, donde se vistieron y peinaron prometiéndoselas muy felices. Mientras, las jóvenes bebían sidra, por lo que al salir ya estaban como cubas, según informa The Mirror.

Cuando llegaron a la zona de fiesta, siguieron bebiendo.

«Yo había bebido un par de ‘Sex on the Beach’ , mientras que Melissa no dejaba de beber vodkas con cola . Debíamos haber bebido diez copas cada una».

En este estado de ebriedad, Melissa quería seguir de fiesta, pero Sophie por el contrario, llamó a un taxi para volver a casa.

Al comprobar que Melissa estaba hablando con dos chicos y que no le hacia caso, Shopie cogió el taxi y se fue a casa de Melissa, donde la esperó varias horas.

«Fuera del club, Melissa estaba muy borracha. Se puso a hablar con dos chicos, así que yo me fui a casa porque no quería seguir más allí».

Sophie no se esperaba lo que iba a suceder. Pasadas varias horas, Melissa llegó en otro taxi, que le cobró 20 euros por el viaje. Al bajar del vehículo, la joven le pidió a Sophie el importe porque según ella «debía pagarle el viaje por haberla dejado sola de fiesta». Sophie se negó y fue cuando Melissa se enfureció y empezó a propinarle una paliza.

PALIZA

La tiró al suelo y le dio varias patadas. Pero lo peor no fue eso. Melissa, enloquecida, pisó la cara de Sophie hasta tres veces, clavándole un tacón de aguja en el ojo derecho.

«El dolor era terrible. Lo último que vi con ese ojo fue a Melissa pisándome la cara «.

Sophie ha tenido que someterse a cirujía, pero a pesar de ello nunca más podrá ver por su ojo derecho.

«Nunca había visto a Melissa actuar de manera tan violenta . En una fracción de segundo , pasó de ser mi mejor amiga a la persona que arruinó mi vida . A pesar de ello, nunca me ha pedido perdón ni ha mostrado el más mínimo arrepentimiento. No quiero saber nada de ella nunca».

Ocho meses después, Melissa ha sido declarada culpable de agresión y deberá cumplir una pena de siete años de cárcel.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído