El cantante presenta nuevo disco

Manu Tenorio: «No queremos ser unos padres demasiado mayores, manejamos la posibilidad de tener otro niño»

Manu Tenorio: "No queremos ser unos padres demasiado mayores, manejamos la posibilidad de tener otro niño"
Manu Tenorio. EP

Manu Tenorio ha presentado su segundo single, «Se me eriza la piel», de su nuevo disco. El cantante ha querido autoproducir su séptimo álbum, algo que le ha aportado esa tranquilidad y satisfacción personal por hacerlo como él quiere.

Casado con la periodista Silvia Casas, madre de su hijo Pedro, siente que ella es el motor de su vida. Por su parte, el pequeño Pedro, que cumple tres años en mayo, ha sido quien ha cambiado totalmente la vida del cantante, quien se siente ahora más maduro, tranquilo y más consciente de las cosas y no descarta,en un futuro, tener otro pequeño más en la familia.

CHANCE: De nuevo en los escenarios y con nuevo single, «Se me eriza la piel», ¿Qué tiene este disco?
MANU TENORIO: Continúo esa línea que seguimos hace ya algunos años de la autogestión y la autoproducción, pero entendida como una forma de desarrollar las canciones con tranquilidad y aprovechando la tecnología para volver a la antigua manera de hacer canciones. Intentar huir de esa prisa por terminar un disco. Ya va a pasar un año y medio desde que comenzamos a trabajar y desarrollar este proyecto. Este tema se llama «Se me eriza la piel». Tiene muchos tintes del sur, de mis orígenes, de Sevilla. Pero está producido con el guitarrista Javier Catalá, madrileño auténtico, que es quién se ha encargado de llevar el tema a un rollo más pop y poniendo unas guitarras con un poco más de carácter, huyendo un poco de la guitarra flamenca y española que puede ser lo más previsible.

CH: ¿Qué has ganado con esta producción propia?
MT: Lo que he ganado sobre todo es la tranquilidad de acostarme con la satisfacción personal que supone hacer las cosas como tú quieres, desarrollarlas a tu ritmo, siguiendo las pautas que quieres seguir sin tener que estar esclavizado a los calendarios, a los tiempos y a otros tipos de imperativos.

CH: ¿Cuándo veremos el disco?
MT: En mayo. Creo que el 19. Lo que estamos intentando hacer es alargar la vida de las canciones y de los discos. Que las cosas no sean tan efímeras. Parece que todo va muy deprisa y que las cosas se usan y se tiran. Hacer un disco y componer las canciones me absorbe mucho tiempo. El tiempo es mi vida y ejerce una presión que exige muchísimo material emocional, agota mucho. Así que estamos buscando la manera de trabajar el lanzamiento del disco con tranquilidad, disfrutando del paisaje. Empezamos con esta tarjeta de visita que es «Se me eriza la piel» y después de mes y medio sacaré el disco.

CH: ¿Has cambiado mucho desde «Operación Triunfo» a ahora?
MT: Me veo más maduro y más consciente de las cosas. También más curtido y más trabajador, con un ritmo un poco más pausado y con más sosiego. No es que esto te lo den los años, es que los años te lo imponen. No hay otra. En lineas generales, hay que centrarse en lo positivo y me siento muy contento y muy feliz.

CH: ¿Cómo está el pequeño Pedro?
MT: Fabuloso. Él ha sido realmente ese punto de inflexión en mi vida que me ha hecho dar un cambio de 180 grados. Es algo fantástico que ha llegado a mi vida, lo disfruto mucho y en todos los ámbitos me estimula mucho. Muchas veces la gente dice que hay que darle las gracias a tus padres por todo, yo creo que es al revés, los que tenemos que dar las gracias somos los padres a nuestros hijos porque ellos son los que vienen a regalarnos muchísima ilusión, a ponernos las pilas, a darnos una motivación completamente nueva y desconocida. Vienen a llenar nuestras vidas.

CH: ¿Le estás introduciendo la música en sus venas?
MT: Se está introduciendo él solito. En casa yo no soy muy musiquero, no estoy todo el día cantando por la casa, me da muchísima pereza. Pero realmente me gusta como el niño reacciona con los estímulos musicales. Se pone a escuchar la guitarra y se queda ensimismado, como si Cristo descendiera de los cielos (ríe). Es alucinante. El otro día tuvo un detalle muy bueno porque estábamos escuchando la última masterización del single. Los niños a esta edad son muy movidos y nerviosos. Sin embargo, le puse los cascos para que escuchara la canción y se quedó congelado.

CH: Es como un fan tuyo…

MT: Incondicional. La música había acaparado toda su atención. Era como un hombre de treinta años en un cuerpo de niño. Parecía que analizaba la canción. Se quedó quieto.

CH: ¿Os vais a animar a tener más niños?
MT: No es algo que tengamos mucho tiempo para pensarlo porque tampoco queremos ser unos padres demasiado mayores. Manejamos la posibilidad, por supuesto que sí. Sin prisa. Los dos tenemos trabajos bastante duros porque nos requiere muchísimas horas y exige mucha dedicación y emocionalmente cansa mucho. Si tengo otro niño quiero dedicarle tiempo y tenerlo para disfrutarlo así que nos lo vamos a tomar con tranquilidad.

CH: ¿Hay algo que te falte?
MT: A veces nos centramos demasiado en pedir pero yo me centro más en dar las gracias. Estoy en un momento fantástico, tengo una mujer extraordinaria y un hijo de catálogo, no solo por su belleza sino porque no da guerra, juega, ríe y come divinamente. Si los niños fueran todos como él, la gente tendría niños en serie porque no da problemas. Ahora tengo un disco entre manos, así que si tuviera que pedir algo sería que bajaran el IVA cultural. A ver si lo bajan de una vez, porque ese IVA lo que hace es capar cualquier tipo de iniciativa de trabajo.

CH: Para los músicos la salvación ahora está en los conciertos…

MT: Más que la salvación es la subsistencia. Aún así las cosas no están bien. Tú no puedes subsistir, porque si solo subsistes tienes que estar constantemente sacando discos. Esto tiene que ser como una siembra y tener tu tiempo de provecho y de cosecha. Así puedes relajarte y descansar y puedas reciclarte para poder ponerte a trabajar en un nuevo proyecto. Conozco muchos músicos y productores que están subsistiendo con unos presupuestos tirados por los suelos, arriesgándolo todo. No podemos permitir que en estos tiempos seamos los juglares del siglo XXI. Eso es volver atrás y desculturizar a la gente.

CH: ¿Te gustaría volver a televisión?
MT: Sí. La televisión me ha dado muchísimo. Estamos barajando algunas cosas para volver a televisión y probablemente volvamos haciendo algún tipo de historia porque la televisión me gusta, me divierto y me siento cómodo. La gente también recibe una imagen muy positiva de mí.

CH: ¿Qué significa para ti Silvia?
MT: Silvia es una mujer con una serie de cualidades extraordinarias. Es el timón de nuestro hogar. Es la que manda y la que organiza. También tiene muchas cualidades a la hora de motivar. Siempre está con muchas ganas, con mucha fuerza y energía. Se implica mucho en nuestro proyecto en común y eso te motiva.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído