La tonadillera ha logrado retrasar su entrada en prisión una semana más

Un detalle le amarga el permiso extraordinario de siete días a Isabel Pantoja

Y además se libra de la vigilancia policial, así que volverá a ser una ciudadana más por unos días...

Un detalle le amarga el permiso extraordinario de siete días a Isabel Pantoja
Isabel Pantoja EUROPA PRESS

La mala noticia se la daba, como suele ser habitual, Sálvame. Y es que, según Jesús Manuel Ruiz los días de permiso extraordinario no computan como días de prisión

La juez del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 2 de Sevilla autorizó este 6 de agosto de 2015 un permiso extraordinario de siete días a la tonadillera Isabel Pantoja por su ingreso en un centro sanitario privado de la ciudad andaluza debido a la patología renal que padece.

El juzgado aprobó el permiso extraordinario tras la propuesta que recibió de la prisión de mujeres de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), donde la cantante cumple desde el 21 de noviembre pasado una pena de dos años por blanqueo de capitales (La Pantoja acaba en el hospital en plena ola de disgustos familiares).

Los siete días de permiso extraordinario, que serán «en régimen de autogobierno», se cuentan desde el miércoles, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en un comunicado ( Muñoz-Pantoja : ¡Maldito parné!.).

Cabe recordar que Isabel Pantoja tenía que haber regresado a las 11.00 horas de este miércoles tras su segundo permiso penitenciario, de seis días, aunque la noche anterior ingresó en el centro sanitario privado Infanta Luisa de Sevilla, aquejada de problemas renales.

Tras conocer la valoración médica del forense, la propuesta de la Junta de Tratamiento, que se posicionó por unanimidad a favor de prolongar el permiso, y el informe positivo del Fiscal, la juez adoptó esta medida de alargar el permiso concedido a Isabel Pantoja, para lo que aplica el artículo 155.5 del Reglamento Penitenciario.

Los informes médico forenses solicitados por la juez aconsejan que la cantante permanezca ingresada por una patología renal, y lo mismo indican los resultados médicos del hospital al que acudió Pantoja durante su permiso penitenciario para hacerse pruebas médicas.

Según indica el auto de la juez, la cantante permanecerá en el centro hospitalario sin estar custodiada por las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Este extremo viene recogido en el artículo 155.5 del Reglamento Penitenciario cuando se trata de penados de segundo grado a los que ya se han concedido permisos ordinarios y han transcurrido sin incidentes, precisa el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

La juez mantiene en su resolución que, si Pantoja recibe el alta médica antes del día 11, «debe reingresar de inmediato» en el centro penitenciario de Alcalá de Guadaíra.

Si se necesitara prolongar su estancia hospitalaria, entonces la Junta de Tratamiento de la cárcel debería hacer una nueva propuesta al juzgado de otro permiso extraordinario de salida, añade la resolución de la juez, contra la que puede interponerse un recurso.

El ingreso hospitalario de Pantoja (que estuvo varias horas sin vigilancia tras su ingreso) ha vuelto a sembrar la polémica sobre la presa, quien ya protagonizó una investigación por supuesto trato de favor en la cárcel.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, afirmó este jueves que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado tomaron «todas las medidas de protección» tras el ingreso de Pantoja.

Según señaló Sanz en rueda de prensa, Pantoja «no ingresó en la cárcel, porque tuvo un episodio relacionado con su salud que aconsejó su internamiento».

«Confío en los médicos, que son los que deciden si requiere su ingreso, y, cuando ese episodio culmine, volverá, como estaba previsto, al centro penitenciario», dijo Sanz, que insistió en que, «por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, se toman todas las medidas de protección en este caso».

Por otra parte, fuentes oficiales aseguran que desde la dirección de la cárcel de Alcalá de Guadaíra se dio aviso de la situación a las 14.30 horas del miércoles (la cantante debería haber ingresado en prisión antes de las 11.00, con lo que estuvo varias horas sin vigilancia) y que diez minutos después ya se estableció el dispositivo de vigilancia policial en el centro sanitario.

De esta manera, Pantoja logra retrasar su entrada en prisión por motivos de salud y no tendrá vigilancia, de modo que volverá a ser una ciudadana de a pie por unos días.

La mala noticia se la daba, como suele ser habitual, Sálvame. Y es que, según Jesús Manuel Ruiz los días de permiso extraordinario no computan como días de prisión.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído