Hortensia Blázquez: "Pero nuestro monarca fue inteligentísimo"

La Testigo Proregida de Telecinco: «Bárbara Rey quiso quedarse embarazada de don Juan Carlos»

"Se fue a una casa de grabación que está en Alcalá y es cuando ahí ya le hace el vídeo, le graba".

La Testigo Proregida de Telecinco: "Bárbara Rey quiso quedarse embarazada de don Juan Carlos"
Hortensia Blázquez. PD

Estaba yo en su casa cuando la llamó y me dice (Bárbara): 'Horten, me están temblando las piernas, es que yo creo que es su majestad

Se ha destapado el tarro de la telebasura y ya no podemos ir preparando, porque las declaraciones se pagan y esto huele que apesta (Bárbara Rey recibía a Don Juan Carlos casi desnuda).

De acuerdo con Hortensia Blázquez, la testigo protegida que habló este 20 de enero de 2017 en Telecinco, el plan de Bárbara Rey era tener un hijo del Rey:

«Ella lo que siempre pretendió fue quedarse embarazada, pero ahí sí que nuestro monarca fue inteligentísimo».

El martes quedaba al descubierto el romance entre el rey don Juan Carlos y Bárbara Rey (Y ahora salen con que un menor de edad estuvo implicado en el asunto sexual entre Bárbara Rey y Juan Carlos I).

Las pruebas y documentos están ahí. Se rompen así 40 años de secretismo (Los caprichos de Bárbara y su Rey: champán, fruta y mucha Nivea ).

Pero en esta historia de amor, hay tres personas: el rey Juan Carlos, Bárbara Rey y una mujer, la testigo protegida que se vio involucrada. Su nombre es Hortensia Blázquez, y era amiga de Bárbara Rey.

Conocedora de unos vídeos y fotografías, comprometedoras, estuvo en el punto de mira de los servicios secretos españoles.

«Estaba yo en su casa cuando la llamó y me dice (Bárbara): ‘Horten, me están temblando las piernas, es que yo creo que es su majestad».

Al siguiente día siguiente tuvieron una relación y a partir de ahí hubo unas sucesivas citas. Bárbara siempre pensó en hacerle un chantaje, según el relato de su amiga.

«Siempre me decía: Lo he grabado todo. Todo, todo lo que hablo con él lo estoy grabando, todo, y sé por qué lo hago. Tenía como 20 o 30 cintas. Y luego le volvió a citar en su casa y fue cuando hizo las fotografías? 37 diapositivas. Implicó a su hijo para que las hiciera. Y ahí empezó ya con el chantaje. Pedía ella por ese chantaje doce mil millones de las antiguas pesetas. Siempre me decía: ‘No, es que quiero que me ponga en un Ministerio. En una ocasión le pidió un dinero prestado, fueron cinco millones de las antiguas pesetas. El Rey nunca, nunca, nunca le dio dinero, aunque se lo pedía nunca se lo daba porque decía que no lo tenía. Ella, lo que siempre pretendió fue quedarse embarazada pero ahí nuestro monarca fue inteligentísimo».

Antonio Montero, el periodista que ha entrevistado a la testigo, la describe:

«Hortensia era en todos los años la mejor amiga de Bárbara, confidente, amiga, le hizo su traje de novia, le regaló su traje de novia, fue la madrina de su hijo, la llevó al hospital a dar a luz. Se habían conocido como vecinas cuando Bárbara vivía en Arturo Soria (calle de Madrid), luego en La Moraleja y las Lomas. Tenían una gran relación que se truncó por estos hechos».

Hortensia relata que las primeras citas fueron en Pozuelo, en un chalé de un amigo de Su Majestad. La frecuencia de las reuniones era de una al mes al mes, más o menos.

«Siempre me decía: No, es que quiero que me ponga en un Ministerio? pero como alguien importante. Y yo le decía: ¿Pero tú crees que eso lo puede hacer? Si quiere lo puede hacer. En una ocasión le pidió un dinero prestado, fueron cinco millones de las antiguas pesetas. La primera fase yo diría que fueron como tres o cuatro años y a partir de que ella se casara Su Majestad lo respetó, no la volvió a llamar nunca, nunca, nunca más y luego de nuevo volvieron a retomar esa relación».

Bárbara le grababa las llamadas telefónicas.

«Todas, todas. Tenía como 20 o 30 cintas, seguro», dice Hortensia.

Pero un día Bárbara dio un paso más allá y decidió grabarle también imágenes:

«Se fue a una casa de grabación que está en Alcalá y es cuando ahí ya le hace el vídeo, le graba».

¿Cuántas veces llegó a grabarle?

«En vídeo, solo una vez. Y luego le volvió a citar en su casa y fue cuando hizo las fotografías: 37 diapositivas, implicó a su hijo para que las hiciera y aquello a mí me dolió muchísimo», dice Hortensia.

«Me dijo: Pues me fui a El Rastro, compré un traje de camuflaje, compré un zoom? y las hizo el niño. Me mató con aquello, la eché, no pude soportarlo. Y ahí empezó ya con el chantaje. Pedía ella por ese chantaje doce mil millones de las antiguas pesetas».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído