Existen excusas que puedes poner a la hora de rechazar la invitación

El mejor truco para escaquearte de una boda a la que no quieres ir

Según los expertos de protocolo, se deben seguir unas pautas

Son varios los motivos con los que puedes justificar un desplante a una boda; no te apetece porque no tienes dinero, porque no conoces a nadie o simplemente porque no te queda cerca. Luego corres el riesgo, si eres solteroo o soltera, de que te pregunten, cuándo te toca a ti vivir en primera persona este bonito momento.

Existen tres formas por las que puedes rechazar una invitación a una boda; carta, teléfono o en persona. Según los expertos de protocolo, tienes que seguir las siguientes pautas para decir NO a la invitación. Siempre agradeciendo la intención de invitarte y el haber pensado en ti en un momento tan importante para ellos: Si te la dieron en mano, tendrás que llamar por teléfono y ofrecer tus disculpas. Si te llegó por correo, enviarás otra carta declinando la invitación. Por otro lado, existen excusas, más agesivas, que puedes poner a la hora de rechazar la invitación: Un viaje puede valer, pero sólo si es de trabajo. Si dices que es personal podrían querer saber más. Y por último, una operación quirúrgica, ya que con esas cosas no se juega.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído