La actriz tiene ya 87 años

La dura realidad de Carmen Sevilla: su salud y sus finanzas

La dura realidad de Carmen Sevilla: su salud y sus finanzas
Carmen Sevilla. IM

No está sola, no está desatendida, ni aislada de sus amigos, ni su hijo Augusto la tiene «secuestrada» en la residencia Sanyres, en Aravaca, a las afueras de Madrid, un centro especializado en pacientes de Alzheimer donde la actriz ingreso hace casi tres años.

Estos días han circulado noticias preocupantes sobre la salud de Carmen Sevilla, de 87 años, y una de sus antiguas amigas, Marilí Coll, declaraba en las televisiones que Augusto Algueró Jr. y un amigo de la familia llamado Moncho no dejaban al entorno de la actriz visitarla en la residencia, y que ya no salían a comer con ella dos veces por semana como había sido habitual.

«Es completamente incierto», asegura a Informalia alguien muy cercano a Carmen y a su hijo.

«Carmen no está bien, es cierto. Y no sólo porque hace tiempo que vive en otro mundo, sino porque su salud física también se ha ido deteriorando. Augustito piensa que es mejor que no se la vea en ese estado, por la propia dignidad de su madre y porque es inútil cualquier comunicación con ella. Mi propia madre acabó su vida en esas condiciones y en la familia decidimos que sólo nosotros estaríamos con ella».

Este amigo, que prefiere no publicar su nombre para no entrar en polémica con Marilí Coll, insiste en que es falso que algunos conocidos salieran con Carmen a comer fuera de la residencia dos días por semana.

«Una vez que ingresó en la clínica, no salió de allí para nada. Almorzábamos con ella cuando todavía estaba en su casa del Paseo de Rosales, aunque a veces ni sabía quiénes éramos, así que es falso que su hijo la tenga aislada de sus amigos, es el Alzheimer quien la ha apartado de la vida real.

Además ese tal Moncho, es Moncho Ferrer, una excelente persona relacionada de siempre con el mundo de la música, amigo entrañable de toda la vida y tan unido a Carmen como a su hijo Augusto. Los dos están contacto permanente», asegura.

Augusto junior, padre del único nieto de la actriz, fruto de su matrimonio con el compositor Augusto Algueró, se trasladó a vivir al piso de su madre, situado frente al Templo de Debod, cuando se separó de su esposa Marta.

Allí estuvo pendiente de Carmen en todo momento, que además estaba atendida por dos enfermeras día y noche, junto al personal de servicio de confianza de la casa. Hasta que la situación empeoró de tal manera que fue necesario llevarla a un centro especializado como la mejor solución para ella.

La madre de Carmen Sevilla, Florentina, murió en 2004 a los 99 años en una clínica especializada en pacientes de Alzehemer. En aquel momento no faltaron algunas críticas contra Carmen, producto de la ignorancia o de la maldad, acusándola de no haberse hecho cargo de su madre, a la que había atendido en su casa con total entrega.

¿Está en la ruina?

En cuanto a la supuesta ruina de la actriz, se trata de otro infundio sin sentido. Carmen Sevilla es una mujer de gran fortuna porque ganó mucho dinero en su larga carrera profesional y después de la muerte de su segundo marido Vicente Patuel, en el 2.000, vendió la famosa finca de las ovejitas en Extremadura, por casi 1.300 millones de pesetas, unos 8 millones de Euros y trabajó en Cine de Barrio hasta 2010, ganando 10.000 Euros por programa, por no hablar de su etapa en el Telecupón de Telecinco en los años 90.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído