Lo dejó claro: «Cada vez me gusta menos hablar de política»

Antonio Banderas confiesa que no acepta dinero público porque suele venir envenenado

El actor no faltó a su cita con la gala Starlite, en el punto de mira del populismo marbellí

Tiene Antonio Banderas un don inquietante para apoderarse de su interlocutor antes de que ninguno de los dos haya abierto las botellas de agua que reposan sobre la mesa. Ya no es solo su campechanía y gracia andaluza o su mirada penetrante, sino la honestidad y convicción que destilan sus palabras. Acaba de cumplir 57 años y no se muerde la lengua con nada, aunque emana entusiasmo. En la noche de ayer, por octavo año consecutivo, presidió la gala benéfica Starlite en Marbella, con la que recauda fondos para su fundación Lágrimas y Favores.

Horas antes de enfundarse en su esmoquin, nuestro actor más internacional se acomoda en la mesa en un beach club marbellí vestido con prendas de la marca textil de su propiedad y en la que él también diseña: camisetas, jeans, gorra… Precisamente ha presentado, Starlite Shop, una nueva línea de complementos; lo mismo ha hecho la copresentadora de la gala, la modelo argentina Valeria Mazza, según recoge Ana Mellado en ABC.–Antonio Banderas: «No quiero ni un duro público, porque vienen envenenados»–.

Banderas hace balance de lo que ha supuesto este proyecto solidario levantado a pulso por Sandra García-Sanjuán e Ignacio Maluquer, y cuyos pilares tiemblan hoy ante el acoso incesante de la extrema izquierda que domina la política local marbellí.

Banderas hace balance de lo que ha supuesto este proyecto solidario levantado a pulso por Sandra García-Sanjuán e Ignacio Maluquer, y cuyos pilares tiemblan hoy ante el acoso incesante de la extrema izquierda que domina la política local marbellí.
PUBLICIDAD
inRead invented by Teads

Llevo aproximadamente unos dos millones de euros recaudados. Recuerdo a chavales que me han parado por Londres, diciéndome: ‘‘Yo he estudiado con tus becas». Me ha pasado. He recibido cartas así en la cofradía, como la de un chico que estudiaba Arquitectura y que hizo su posgrado en EE.UU. y trabajó en el equipo de Norman Foster. ¿Cómo no me va a llenar de satisfacción eso?,

declara entusiasmado, ante la mirada de decenas de curiosos que han interrumpido su almuerzo para ver de cerca al intérprete.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído