Coral Gónzalez reconoce, entre otras cosas, que su infancia no fue fácil

La triste historia que se esconde tras la cara bonita de la chica de «Claro que sí, guapi»

La triste historia que se esconde tras la cara bonita de la chica de "Claro que sí, guapi"
Coral González. GP

Desde el lanzamiento del anuncio, le tratan como una marca en vez de como una persona

El equipo de marketing de Chicfy, la aplicación que sirve para comprar y vender ropa, puede estar orgulloso: el anuncio que lanzaron el año pasado se ha hecho famoso.

Ya que a decir verdad, pocas personas no han dicho alguna vez la famosa frase «Claro que sí guapi», originaria de este «spot» televisivo.

Después de haberse convertido en una de las frases más utilizadas por muchos jóvenes, y no tan jóvenes, e incluso de llegar a crearse camisetas con la célebre frase, la protagonista del anuncio, Coral González, una malagueña de 22 años, critica en una entrevista a la revista «Lecturas» que desde el lanzamiento del anuncio, le tratan como una marca en vez de como una persona.

No era la primera aparición televisiva para la malagueña: debutó con un anuncio cuando solo tenía siete años, y más tarde trabajó con Teresa Rabal.

Pero como ella misma reconoce, tras la participación en el anuncio de Chicfy nadie la llama por su nombre:

«Soy la guapi, la claro que sí guapi o la chic chic».

Además, reconoció que su infancia no fue fácil debido a la muerte de su padre. «Su ausencia me llevó a refugiarme en la gimnasia», reconoce la joven, que lleva una paloma tatuada en la muñeca en homenaje a él.

Coral González también confesó que no ha tenido siempre la misma suerte en los castings que la que tuvo con el de Chicfy, llegando a ser rechazada por su «estatura, pecho o culo»:

«Es una pena».

No obstante, la bailarina aclara que no se arrepiente de haber participado en el anuncio, y que su madre está muy orgullosa de la fama que ha adquirido.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído