Ocurrió en una ciudad de Florida, Estados Unidos. Hacía un año que no tenían sexo entre ellos

Parte la cara a su marido porque la sorprendió masturbándose

Creyó lo peor: sospechó que su amada esposa Flavia Higgs, a quien han detenido, estaba engañándolo con otro

Parte la cara a su marido porque la sorprendió masturbándose
Flavia y Garrett Higgs palit

Garrett Higgs, llegó en un momento algo inoportuno y acabó con la cara como un cromo.

Al entrar todo contento a su casa, situada en Port St. Lucie, Florida, escuchó unos gemidos que llegaban de la habitación principal. Creyó lo peor: sospechó que su amada esposa Flavia Higgs estaba engañándolo con otro. Entonces, cegado de celos, irrumpió en el cuarto matrimonial.

Pero la sorpresa fue otra: la señora Higgs estaba masturbándose y llegando al climax. Enfureció de inmediato, saltó sobre su marido y comenzó a golpearlo sin detenerse.

De inmediato, por los ruidos, la violencia y el escándalo generado, Flavia decidió llamar al 911. Personal del Departamento de Policía de Port St. Lucie llegó de inmediato a la vivienda.

En el informe policial, el agente a cargo del incidente escribió: «[Garrett] dijo que llegó a casa y escuchó gemidos, explicó que él y su esposa han estado separados desde hace un tiempo y que dormían en dormitorios separados y que no habían intimado desde hacía más de un año».

Y continúa: «Dijo que cuando escuchó, se dirigió a la habitación y continuó oyendo el mismo ruido de satisfacción. Dijo que la puerta estaba cerrada y que ella no respondía».

Al cabo de unos segundos se las ingenió para ingresar y fue allí cuando se produjo la gresca.

La mujer, tras hablar con los oficiales de policía que se acercaron hasta la propiedad, confirmó la historia, aunque aclaró que no recordaba si le había pegado con el puño cerrado o la mano abierta. «Contó que estaba dándose placer a sí misma y que él empujó la puerta para ingresar a la habitación». Lo hizo sin golpear, desde luego.

Flavia Higgs fue llevada detenida por haber sido la que inició el contacto físico y la agresión. Horas después fue puesta en libertad, pero podría afrontar cargos más severos si el marido inicia una denuncia. 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído