Estuvieron unidos cinco años en un matrimonio tormentoso

Los secretos más íntimos de Belén Esteban que revela un dolido Fran Álvarez

"Llegó un momento en que estaba completamente deteriorado, física y mentalmente"

Los secretos más íntimos de Belén Esteban que revela un dolido Fran Álvarez
Fran Alvarez y Belén Esteban. PD

Un matrimonio que fue un infierno. Drogas, alcohol, peleas. cinco años de relación tóxica, y nunca mejor dicho. Fran Álvarez ha concedido una entrevista en ‘Lecturas’ que le ha hecho el periodista que mejor le conoce, Aurelio Manzano.

En la misma, afirma que se querían con locura, pero no lo es menos que sus peleas eran constantes. Fue una relación cargada de altibajos, en la que no faltaron las infidelidades, así lo reconoció en su momento el camarero. Fue entonces cuando concedió una entrevista en el Deluxe que estuvo urdida por la rubia y Toño Sanchís alegando a que si quería recuperarla, tenía que trabajárselo a pico y pala. Él no vio ni un euro. Eran los días en que ambos estaban atrapados en las garras de la adicción.

 

Así se hace eco ‘EsDiario‘, que apunta además que ella lo reconoció y ahora él ha hecho lo mismo explicando que tocó fondo y que está en tratamiento:

«Llegó un momento en que estaba completamente deteriorado, física y mentalmente. Hace unos meses ingresé en una clínica y comencé un tratamiento con psicólogos y médicos, que aún continúa».

Lejos de echar balones fuera sobre su problema, Fran se muestra inmisericorde consigo mismo: «Llegué a tocar fondo y rocé el infierno con la bebida. Eso me llevó también a coquetear con otro tipo de sustancias. Fue mi mayor desgracia». Reafirma que él, y solo él, fue el culpable de caer en ese pozo sin fondo de la bebida y las drogas asegurando ya había entrado en él cuando se casó con Belén. A propósito de esa unión, no duda en manifestar que «Mi matrimonio fue un grave error… Juntos éramos una bomba de relojería».

Realmente tocados estaban Fran y Belén cuando ambos acordaron poner en práctica una solución que les llevó directamente al precipicio. La Esteban, conocedora de los problemas de alcohol de su marido, decidió que lo mejor era que se apartara de su trabajo. Como se recordará, regentaba un bar propiedad de su familia. Él aceptó y se quedó en casa, separado de los suyos y sin ingresos económicos propios.

Al respecto, explica que su ex mujer quería «tenerme en una jaula de oro para que dependiera de ella económicamente». El problema fue que con los altibajos de carácter de Belén, había días en que Álvarez no tenía dinero ni para coger el autobús y debía recurrir a su padre para que le echara una mano. Así las cosas, no es extraño que su familia le instara a que abandonara una relación tóxica y viciada.

Si hay algo que ha dolido a Fran es que Belén le haya hecho responsable de fomentar su adicción cuando empezó el proceso de desintoxicación: «Es mentira». Y lanza un mensaje contundente en el sentido de que cada palo aguante su vela: «Cada uno es responsable de lo suyo».

«Aunque hubo momentos muy bonitos, fueron más los malos». La amistad entre ambos es algo imposible y se mantiene firme en que lo mejor es «que cada uno siga con su vida y sin mirar atrás».

BELÉN ESTEBAN Y SU NOVIO ESTÁN EN CRISIS

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído