En Navidad y para siempre

Así será la Nochebuena en el palacio de Liria: los Alba, separados

Así será la Nochebuena en el palacio de Liria: los Alba, separados
Los Alba separados para siempre

Para algunos miembros de la familia Alba, el funeral celebrado la pasada semana en Sevilla al cumplirse el tercer aniversario de la muerte de la duquesa, debe ser el último acto con solemnidad en recuerdo de la aristócrata. «Con tres años ya es suficiente ceremonial. Además, ha quedado en evidencia que cada uno va por su cuenta», señala con amargura un descendiente de Cayetana a Informalia.

Según publica Informalia, en efecto, algunos hijos de la duquesa se negaron a que la familia financiara la escultura que se inauguró ese 20 de noviembre, junto a la lápida donde se guardan sus cenizas, una iniciativa que partió de Cayetano Martínez de Irujo y que finalmente se pagó por suscripción popular y gracias a algunos patrocinadores como Porcelanosa y las donaciones de la iglesia de Los Gitanos de Sevilla, y algunos bancos, aunque ni siquiera así se alcanzó la cantidad suficiente para pagar la obra del escultor Joaquín Navarro Arteaga.

Esta dispersión familiar de los Alba se repetirá de nuevo el 24 de diciembre en la Nochebuena que en vida de la duquesa reunía a todos sus hijos y nueras. En el palacio de Liria no estará Jacobo, el intelectual de la casa, ni tampoco su segunda esposa, la periodista Inka Martí. En cambio se espera que sus hijos Brianda y Jacobo sí acudan a la invitación de su tío Carlos, actual duque de Alba, con el que su hermano Jacobo no guarda apenas relación.

Alfonso, duque de Aliaga no tiene mucho trato con sus hermanos pero estará en el palacio de la calle Princesa, así como Eugenia, Fernando y Cayetano. Y luego, cada uno por su lado. La tradición de almorzar juntos en un restaurante el día de Navidad como hicieron durante años en vida de su madre, ya sólo es un recuerdo.

Los hijos de la duquesa cuentan el tiempo que les falta, dos años más, para recibir la herencia de su madre, retenida voluntariamente por todos ellos para evitar los impuestos que habrían pagado de haberla percibido cinco años antes de su fallecimiento. Desde ese día es posible que no volvamos a verlos jamás a todos juntos.

<iframe src=»//api.gooru.live/v2.0/public/library/392587.html» width=»640″ height=»360″ scrolling=»no» frameborder=»0″ allowfullscreen></iframe>

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído