La mujer de Jesulín de Ubrique presenta una demanda contra tres colaboradores del programa

María José Campanario empitona en los juzgados a tres frikies de ‘Sálvame’

Empapela a Kiko Hernández, Mila Ximénez y José Antonio León por hablar de manera injuriosa y calumniosa sobre su enfermedad

María José Campanario empitona en los juzgados a tres frikies de 'Sálvame'
El torero Jesulín de Ubrique y María Jesús Campanario. EF

Los quiere empapelar a todos. Desde hace un par de meses, la guerra de María José Campanario contra Belén Esteban y todo el equipo de Sálvame se ha recrudecido.

Después de pasar un verano terrible tras tener que ser ingresada en una clínica psiquiátrica como consecuencia de la fibromialgia que padece, la mujer de Jesulín de Ubrique ha decidido atacar demandando a tres colaboradores del programa de Telecinco, Kiko Hernández, Mila Ximénez y José Antonio León, por las informaciones que han hecho públicas sobre su estado de salud.

María José Campanario ha vivido uno de los peores años de su vida. La mujer del torero ha tenido que ser ingresada hasta en seis ocasiones este año, incluyendo su internación en el centro de salud mental de El Seranil de Málaga, como consecuencia de la fibromialgia que padece.

Unos meses muy duros que no han hecho otra cosa más que fortalecer a la odontóloga que ha renacido tras vivir un auténtico infierno.

Ahora, ya con el alta hospitalaria y más recuperada, Campanario se enfrenta a sus peores enemigos, los colaboradores de Sálvame, para aclarar todas las polémicas que han surgido este verano en torno a ella y su familia y por hablar, de manera injuriosa y calumniosa, de su enfermedad.

Hace unos meses, el abogado de Campanario, Antonio González Zapatero, le aconsejó que, si quería ir a los tribunales para defender su intimidad, debería cerrar la boca y no conceder entrevistas ni declaraciones a medios escritos ni televisivos.

Ante este hecho, Belén Esteban se dirigió a través de las cámaras de televisión al padre de su hija para arremeter contra él y su mujer:

«¡Cuánto tenéis para gastar en demandas y en abogados! ¿No? ¡Y qué poquito para otras cosas, Jesús! Pero no hace falta, tienes la suerte de que ella no me deja hablar».

A pesar de todo las tres demandas han sido admitidas a trámite.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído