Carmen Martínez Bordiú se lleva a su novio a jugar a las cartas con sus amigas

Carmen Martínez Bordiú se lleva a su novio a jugar a las cartas con sus amigas
Carmen y Timothy McKeague

La duquesa de Franco ha heredado muchas cosas de la anterior: el tono de voz atiplado, su carácter abierto, una genética magnífica, y su afición por las cartas. Carmen, recién llegada de Francia, donde ha visitado a su hija, se ha reencontrado con su pareja, Timothy McKeague, el guapísimo australiano de antebrazos fuertes y largas piernas, con carita de ángel, que consigue que se haga el silencio con su belleza cuando entra en cualquier sitio.

Según publica Informalia, es lo que puede ocurrir en el Club Puerta de Hierro si Carmen va y cumple su propósito de enseñarle a jugar a las cartas. Carmen ha prometido a su chico invitarlo a pasar una tarde de cartas con sus amigas, algunas de su edad (cumple 67 en febrero) y otras casi contemporáneas de su madre, fallecida a los 91 años. La Bordiú puede enseñarle todos los secretos del Bridge, el Gin Rummy y lo que se tercie.

A Timothy lo únco que le pesa de Madrid es la contaminación y la falta de espacios abiertos. Por ello suele trasladarse con frecuencia a alguna finca de la familia Franco para meditar.. No hay que olvidar que es coach.

Carmen y él forman una pareja que respeta sus espacios respectivos pero, como todos los enamorados, procuran compartir el uno con el otro lo que más les gusta. Puede que lo que haya llevado

Difícil saber qué puede haber llevado al coach a aceptar la propuesta de Carmen de sentarse ante un tapete verde con un gin tonic (o agua mineral, en su caso), rodeado de señoras mucho mayores que él. Si finalmente le enseña a jugar al Brigde, tiene garantizados seis meses de permanencia de su joven novio en España, ya que es el tiempo estimado, como mínimo, para que una persona con una inteligencia media aprenda. Se juega por parejas.

Carmen Martínez Bordiú, que ha llorado mucho a su madre, sabe que la vida sigue, y jugar a las cartas no es sino una forma como otra cualquiera de sentirla cerca. El hecho de que sus amistades, muchas amigas también de su madre, admitan a su novio como un jugador en sus reuniones, resulta significativo. Su madre, una mujer muy tolerante, siempre quiso que su hija fuera feliz.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído