Familia Real

El masaje de Letizia a Felipe y otras 19 cosas que no viste del mensaje del Rey en Navidad

El masaje de Letizia a Felipe y otras 19 cosas que no viste del mensaje del Rey en Navidad
Mensaje del Rey en Navidad RS

No se llevarán el Goya pero vale la pena ver al menos algunos fragmentos del montaje de casi hora y media que la Casa Real nos ofrece con motivo del 50 aniversario del Jefe del Estado. Apate de que no comen pan, lo cual explica que estén todos muy delgados, hay 20 momentos a tener en cuenta.

1. La Reina ha aprendido a dar la mano como su suegra: ligeramente girada hacia la izquierda, para evitar la rizoartrosis de tanto apretón de mano, o lo que es lo mismo, que no se le caiga la mano a cachos a los cincuenta. En un momento del vídeo, se mira una de ellas repentinamente, pero no porque le duela, sino porque se está revisando la manicura. ¿Por qué lo hace? «¡Qué bonita eres!», le gritan mientras las extremeñas que han acudido a verla a Agroexpo, la Feria Internacional celebrada en Don Benito .

2. Ese instante que parece un anuncio de un muestrario de anuncios de móvil. Especialmente curioso es el de la funda con siluetas de pilinguis que exhibe una señora con gafas a la derecha del plano secuencia, según recoge Silvia Armesto en Informalia.

3. En el viaje de Estado a Japón, la Reina luce exactamente el mismo abrigo corto bicolor que en uno de los actos del viaje a Extremadura. Para aterrizar en el continente asiático, volvió a recurrir a esta prenda por la que siente especial querencia. Las imágenes, tan poco espaciadas, parecen destinadas a sugerir lo mucho que la Reina ahorra en ropa.

4. Durante la conversación que la Reina mantiene con la emperatriz Michiko hablan sobre las excelencias del pescado y se puede apreciar lo que valora Letizia la gastronomía nipona. Repite la palabra healthier (más sana) al menos tres veces.

5. El Rey no se siente cómodo con las fotos de los espontáneos hechas a menos de cuatro centímetros de su nariz. Pero sabe disimularlo como buenamente puede. Se aprecia el minuto claramente. Tenemos un Rey más transparente de lo que parece. Le cuesta disimular sus emociones.

6. En la asistencia al World Economic Forum de Jordania podemos comprobar lo buen mozo que es nuestro soberano. La chaqueta le sienta de maravilla. Nuestro Rey cañón está a la altura de Jason Statham o Zinedine Zidane en sus mejores momentos. Especialmente cuando aparece al lado de su homólogo jordano.

7. En el 300 Aniversario de la Compañía de Guardias Marinas aparecen el rey y su padre situados a distintos niveles. Juan Carlos, tal y como está tomado el plano, parece un enanito. No le han sacado especialmente favorecido. No es de extrañar que si ha visto este vídeo haya salido huyendo al cumpleaños de Urdangarin. Parece que han recurrido a algún efecto óptico para sacarle más viejo de lo que está. Su hijo, en cambio, no tiene nada que envidiar a Richard Gere en Oficial y Caballero.

8. En la visita al Museo del Prado se nota que a doña Letizia no le cuesta simpatizar con los niños. Su punto fuerte es el contacto con la gente menuda, no así con algunas personalidades como Carmen Alborch (ex ministra socialista de Cultura), a quien apenas saluda.

9. En el mensaje de Navidad se puede apreciar que al Rey le han metido mano en las cejas. Le han maquillado los pelillos de la izquierda con escaso éxito y han quedado chafarrinones y una ceja desnivelada.

10. Atención al momento en que durante la grabación del mensaje de Navidad, las pequeñas, animadas por su madre, van a darle un beso a papá. El rey le dice a la Princesa de Asturias, que se acerca para besarle, que quiere un beso simulado para que no se pringuen de maquillaje. La niña le obedece y Sofía hace lo mismo. El gesto es muy tierno, el maquillaje no se derrite pero el Rey sí con sus hijas.

11. Atención en la visita a Londres, el momento en el que se ve a Camilla Parker Bowles huyendo del plano para no ser grabada al lado de una espectacular Letizia que mira con admiración al griego, duque de Edimburgo, primo de su suegra, en varios planos, como pensando: «Si mi Felipe se conserva así dentro de 46 años, firmo donde sea».

12. El momento más esperado. Leonor habla en alto y le dice al cámara: «¿Pero esto no lo vas a poner?». «De momento, no», contesta el cámara, y Letizia añade: «Ya lo veremos». La Reina les dice a las niñas: «Hablad bajito», con una enorme dulzura.

13. En un momento dado, la Reina demuestra por qué tiene en sus manos al hombre más importante de nuestro país. Acaricia su cogote como el de un gatito. Y él dice, ahí sí. Leonor, añade: «Un masajito». Es lo mejor del vídeo. Nuestro monarca es un hombre mimoso.

14. No nos perdamos el detalle de cuando la infanta Sofía hace un comentario a su padre que nos descubre a un Soberano muy diferente que sabe reír con fuerza ante las ocurrencias de su hija.

15. En el vestíbulo de los Borbones reinantes no hay trofeos de caza, como cabría esperar, sino un osito de peluche vestido con un anorak de los que gastaba Leonor para pasar desapercibida cuando salía con su abuela Rocasolano para ir al Teatro Real.

16. La Reina sale de Palacio con su hijas. Las niñas llevan en la mano un trabajo escolar y Letizia dice que le va a encantar a su profesora. Sofía no parece muy convencida. La niña, altísma, tiene unas orejas preciosas que luce con una cola de caballo, como su hermana, que baja a continuación junto a papá. Hacen su aparición y la coleta de Leonor se convierte en la envidia de cualquier anunciante de champú. Tiene un pelazo maravilloso. Un dato: su tía bisabuela, la infanta María Cristina, madre de Giovana Maronne, anunció Camomila Intea. El rubio de la princesa de Asturias es natural, como el de su antepasada, y como el de su abuelo el Rey Juan Carlos cuando tenía su edad.

17. En el ‘momento coche’ para ir al colegio, parece que vamos a vivir un karaoke australiano (de ésos que cantan dentro del vehículo), pero Letizia le pregunta a Sofía si tiene un examen, la niña dice que no y Felipe contesta: «¡Qué suerte!». La Reina, con la cámara situada en el frontal del habitáculo, parece nerviosa. Nuestro Monarca demuestra que tendría más tablas en GH VIP que ella. La Reina hace diversas preguntas a las niñas, pero parecen forzadas. Leonor, que tiene el examen de química, arregla todo enumerando la tabla periódica: «Magnesio, litio, calcio, se atasca en el estroncio y el rey la anima. El audio no es muy bueno, y nos quedamos con la duda de si ha dicho bario, valenciano…o Valencia 1-Atleti 2.

18. Almuerzo familiar en la residencia. La Reina, a petición del Rey, dice que tienen sopita y carne. «¡Uy! ¡Qué rico!», dice el Rey. La vajilla es muy mona, sencilla, y a Sofía no le convence el aspecto de la sopa por mucho que su padre le diga «¡Uy, qué rica esta sopa!». Se queda hipnotizada mirándola, en modo Mafalda, y el Rey, al quite, cambia de tema para que enfoquen a Sofía, que como es princesa tiene más capacidad de resignación.

19. Las cucharas parecen micrófonos de lo grandes que son. ¿Será verdad que Letizia cuando añora sus tiempos de reportera practica con ellas, como se dice?

20. La Infanta Leonor está tan bien educada que ni sopla la sopa. Se ha quemado la lengua y se le saltan las lágrimas. Dan ganas de comérsela a ella, no a la sopa, cargada de acelgas obscuras. Sofía, a los suyo, no sopla, y la abanica y la marea. Mientras, nos enteramos de que va a participar en una obra de teatro infantil.

Fuente original: Informalia/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Mensaje de Navidad 2017 de su majestad el rey Felipe VI

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído