Entrevista

Nacho Jacob: «En España si eres monárquico y católico te crucifican»

Nacho Jacob: "En España si eres monárquico y católico te crucifican"
Julio Iglesias con Jacob. JI

Ignacio de Jacob y Gómez -conocido como Nacho Jacob- es un líder de opinión y un emprendedor exitoso y triunfador hecho a sí mismo. A pesar de su origen aristocrático y de su imagen de ‘niño pijo’, siendo muy joven se adentró a «trancas y barrancas» en el mundo de la comunicación y las relaciones públicas con bastantes dificultades, puesto que en una familia conservadora, como la suya, veían la profesión de asesor de imagen y relaciones públicas como algo «raro». Su formación académica es amplia: Licenciado Superior en Administración y Dirección de Empresas, Licenciado y Doctor en Psicología. Asesora a numerosos empresarios, políticos y artistas, pero siempre se evita hablar de sus clientes, aunque en internet podemos ver la gran cantidad de contactos de relevancia que tiene este influyente asesor.

Hace quince años fundó la agencia de comunicación y eventos Jacob Fitzgerald, que presta sus servicios a las más prestigiosas firmas nacionales e internacionales como Disney, L’Oreal, Playstation, Coca-Cola o Apple, entre otras. A lo largo de su carrera ha realizado la asombrosa cantidad de casi 2.000 eventos a lo largo de todo el mundo, de París a Marrakech, de Londres a Nueva York, o de Madrid a Miami.

Ignacio de Jacob y Gómez ha sido incluido recientemente en la lista de los 500 hombres más influyentes de España según un estudio realizado entre jóvenes universitarios, y a su vez, la revista prestigiosa publicación Ellegance lo ha catalogado como uno de los 10 hombres más elegantes de España.

A lo largo de su brillante trayectoria ha sido reconocido con numerosas distinciones, como el premio «Perséfone», otorgado por Luis María Ansón, de La Real Academia de la Lengua Española, el «Premio Ciudadano Europeo», que concede Forum Europa. También figura en la lista de los 10 únicos españoles reconocidos con el premio «Paloma de la Paz», otorgado por el Padre Ángel, Premio Príncipe de Asturias y Fundador de Mensajeros de la Paz, que han recibido con anterioridad los Reyes de España y el Papa Francisco o la Gran Cruz de Santiago otorgada por la Asociación de la Guardia Civil.

-​Tienes un currículum impecable, una trayectoria intachable y naciste en el seno de una familia aristocrática. Todo ello ha podido facilitarte muchas cosas ¿es así?

Sinceramente ha sido un camino con muchas piedras que he ido sorteado con mucho esfuerzo y trabajo, mucho más de lo que la gente pueda pensar. Más allá de lo que se pueda pensar de mí, todo, y es la verdad, me ha resultado muy complicado. Cuando me introduje en el mundo de las relaciones públicas y la asesoría de imagen, sentí el rechazo de buena parte de la prensa y de personajes públicos, a los que les incomodaba mi imagen de joven burgués, de ‘niño pijo’, para no andarnos con rodeos (risas). Aunque te cueste creerlo, tuve que trabajar el doble para vencer todos esos obstáculos, que fueron desapareciendo cuando vieron en mi a una persona con muchas ganas de aprender y con un carácter sencillo y afectuoso, con el tiempo tanto la prensa, como los VIP o las personalidades que asesoro también se dieron cuenta que soy una persona completamente confiable, de hecho ese es el éxito de mi carrera, soy una auténtica caja fuerte.

-​Nacho, profesionalmente has conocido a muchísimas celebridades. Me gustaría preguntarte qué personaje te ha impresionado más y por qué.

Esta pregunta me pone en una situación un poco delicada, porque serían cientos y cientos las anécdotas que os podría contar y de personas muy varió pintas, pero puedo resaltar que, durante los años en los cuáles fui director de Comunicación del Festival Internacional de Marrakech, conviví con Leonardo Di Caprio, del cual aprendí valores como la sencillez y entrega voraz hacia su trabajo. También tengo la gran suerte de estar invitado al camerino después de los conciertos de Julio Iglesias y comparto uno de sus exquisitos vinos y unas ostras que le encantan a nuestro cantante más internacional. De Julio es importante resaltar su buen humor, cercanía y amabilidad. No se me olvida mi amigo Jean Paul Gautier, con el que comparto los veranos en Ibiza y su formidable casa de París, en la que me alojo cuando viajo a la Ciudad del Sena, de Jean Paul me encanta su generosidad y que es un amante de España. Hace poco estuve con Roman Polansky en su casa de Los Ángeles, también una persona muy interesante y muy de «andar por casa», que en realidad es la gente que a mí me gusta.

-​Quizás me estoy aventurando demasiado con esto que te voy a preguntar. ¿No crees que con el paso del tiempo, el mundo del famoseo se ha convertido en un auténtico circo?

Por supuesto. Antes, las celebridades eran muy exclusivas, solo salía alguien a la palestra porque era reconocido por su trabajo o su talento. Grandes actores, cantantes, etc. Pero las televisiones crearon los realities y se fabrican famosos de la noche a la mañana. Hay que distinguir entre famoso y profesional.

– Vivimos en unos tiempos en los que la política está continuamente presente en los platós de televisión. Es por eso que entiendo, que los políticos están cuidando más su imagen, porque son más conscientes de la importancia del estilo, ¿no crees?

La clave reside en que un líder debe saber evolucionar y adaptarse constantemente a la coyuntura social. Debe adecuar su discurso, su forma de hablar y de vestir, es decir, no puede transmitir nunca incoherencia en las diferentes estructuras que conforman su imagen. Por ejemplo, Pablo Iglesias, como líder de la formación política Podemos, es una persona muy progresista, con ideología de izquierdas, por tanto, no sería congruente que emitiera un mensaje envuelto en un traje de Armani, la audiencia no lo entendería, sería contradictorio. Su imagen se comprende de una forma más adecuada con las prendas que suele llevar, camisas, jeans y deportivas. Evidentemente tiene muy estudiada su imagen para reclutar votos especialmente entre los más jóvenes, que son los más influenciables. Algo que no admitiría un electorado de índole más conservador, que presupone que un representante político debe llevar corbata y traje, detalles que les inspiren confianza y seguridad. También, como no, la imagen no es sólo el vestuario, engloba muchas más cosas, como la comunicación gestual y corporal, la comunicación no verbal, la entonación y un largo etcétera que seguramente os aburriría.

-​Hay gente que asocia elegancia con ropa cara. ¿Están en lo cierto?.

Hoy por hoy para nada, hay muchas alternativas, mucho mercado low cost donde puedes vestirte muy bien a un precio muy razonable, solo hay que proponérselo y experimentar fórmulas que te hagan sentir bien y que irradien estilo. Queda claro que la imagen que los demás se formen de nosotros, a partir de una primera impresión, es la que generalmente perdura, y la que nos abre o nos cierra las puertas hacia nuevas oportunidades. Todos los seres humanos proyectamos una imagen hacia el exterior, que comienza a crearse a partir de nuestro aspecto físico, se fortalece con todo aquello que dejamos ver de nosotros y se consolida con lo que los demás perciben e interpretan de cada una de nuestras actuaciones.

-​Eres una persona muy activa en tu trabajo. No paras ni debajo del agua (risas). Pero al mismo tiempo, me ha llamado sorprendentemente la atención el gran compromiso que tienes con las ONG´s. Sé que la pregunta podría sonarte contradictoria, pero, ¿no te consideras una rara avis por el simplemente hecho de ser un empresario solidario, algo poco común en nuestro días?

Realmente siempre pienso que puedo hacer más por los demás, pero sería mentir el ocultar que soy una persona solidaria. Colaboro de forma activa con la Fundación Vicente Ferrer, Cruz Roja, también con la Asociación Española Contra el Cáncer, puesto que desgraciadamente perdí a un hermano a consecuencia de esta enfermedad, y creo que debemos ser conscientes de que además de apoyar verbalmente a estas personas es importante la aportación económica para que se pueda invertir en investigación y en ayuda a aquellas personas necesitadas que no tienen medios ni recursos para poder sobrellevar esta terrible enfermedad. A consecuencia de mi contribución a las causas justas, el Padre Ángel, Presidente de la Asociación Mensajeros de la Paz y Premio Príncipe de Asturias, tuvo a bien otorgarme el galardón «Paloma de la Paz» que poseen personas realmente comprometidas con los demás como la Reina Sofía. Pero siempre me digo a mi mismo que podría ayudar un poco más, y es cierto.

-​Públicamente has reconocido que eres una persona católica. Y desgraciadamente, te ha traído problemas, ¿por qué?.

Pues no debería ser así, pero te voy a contar algo que nunca había dicho públicamente: he recibido llamadas telefónicas amedrentadoras por el simple hecho de declararme cristiano. Y una vez me encontré en la puerta de casa un animal muerto con una nota en la que ponía: «Te crucificaremos como a tu amado Jesucristo». La verdad es que lo que viene ocurriendo con este asunto en España durante la última década me parece intolerable. Es increíble que por ser cristianos nos tengamos que esconder, como lo hacían los cristianos en las catacumbas, si eres monárquico y católico en España te crucifican.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído