La hija mayor de los Reyes Eméritos es el verso suelto de la familia. Va por libre y hace de su capa un sayo

Doña Sofía muy dolida con la última decisión de la infanta Elena

El problema es que a veces su comportamiento salpica y causa dolor a los suyos

Doña Sofía muy dolida con la última decisión de la infanta Elena
Doña Sofía y Elena RS

Para doña Sofía nunca ha sido plato de gusto la tauromaquia. De hecho, han sido contadas las ocasiones en que se la ha visto asistiendo a una corrida. Tendríamos que remontarnos a la época en que era princesa de España. Para ella, vegetariana y animalista convencida, los toros no son plato de gusto.

Quien sí es muy taurina es doña Elena. Su afición ha sido duramente criticada en esta España que parece dividida entre taurinos y antitaurinos. En este sentido, las cosas están que arden y los enfrentamientos entre ambos bandos a la orden del día. Pues bien, la hija mayor de los reyes eméritos lo tiene claro y, a pesar de que el asunto es objeto de una gran polémica, piensa seguir disfrutando de la Fiesta.

Lejos de llevar su amor por los toros en el ámbito de lo privado, Elena de Borbón lo hace públicamente, con luces y taquígrafos. Dijo sí cuando le comunicaron que había sido galardonada con el X Premio Taurino ABC en nombre de los aficionados, que recogió esta misma semana. La infanta, en su discurso, pronunció: «Amar el arte de la tauromaquia es amar a España».

Así explicó doña Elena de dónde viene su afición: «Mi pasión por los toros viene transmitida por mi familia: mis abuelos los Condes de Barcelona, Don Juan y Doña María, una extraordinaria aficionada con la que tuve la enorme suerte de compartir numerosas tardes de toros; y también, por supuesto, por mi padre, el Rey Don Juan Carlos, con el que comparto igualmente esta afición y le acompaño siempre que puedo».

Fuente original: ESdiario/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Sofía: La Reina amante del anonimato y la intimidad

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído