Incluyendo el que Javier Bardem y ella ocultaron

Todos los amores imposibles de Belén Rueda

La actriz Belén Rueda, que cumple 53 años, lleva ilusionada unos meses con un guapo empresario argentino

Todos los amores imposibles de Belén Rueda
Belén Rueda CP

Quería ser bailarina Belén en su adolescencia, en razón de que su madre era profesora de danza (su padre, ingeniero de Caminos), pero también soñó con ser periodista. Y arquitecta. Al final resultó que pudo más su deseo de ser actriz y tras recibir unas lecciones de Arte Dramático en Alicante, donde vivió unos años, llegó a Madrid con ansias de ser una profesional de la farándula. Trabajo le costó y hubo de ganarse la vida como vendedora de pisos. El ventrílocuo y empresario José Luis Moreno le proporcionó su primera oportunidad como azafata en el programa- concurso Vip Noche, del que más adelante fue copresentadora, al lado de Emilio Aragón. Apareció en series de éxito (Médico de familia, Periodistas, Los Serrano) para debutar en el cine asimismo con fortuna. De su filmografía, a destacar Mar adentro, que le permitió ganar un Goya a la actriz revelación; El orfanato, Los ojos de Julia… Hace tiempo que ha pasado ya la reválida con nota preferente como una exquisita actriz, dotada de notables recursos dramáticos.

Su vida, en cambio, tiene más altibajos: de la dicha a la desilusión. Se casó muy joven, en Italia, cuando solo contaba veinte años Dos le duró aquella aventura con Massimo, entre 1984 y 1986. De vuelta a España, entre aventuras pasajeras, conoció a un acreditado guionista y realizador de televisión, que le aportó el equilibrio que buscaba y una ayuda muy eficaz para su carrera: Daniel Écija. Entre 1990 y 2004 compartieron muchas ilusiones: el nacimiento de sus tres hijas: Belén (cuenta ahora veintiocho años), María, desgraciadamente muerta como decíamos a poco de llegar al mundo, y Lucía, hoy con dieciocho años. En esas dos hijas ha volcado siempre Belén Rueda todo su inmenso cariño, renunciando a películas para no apartarse de ellas, incluso a una oferta que le llegó para irse a Hollywood, según recoge Manuel Román en Libertaddigital.

La muerte de María, el distanciamiento años después de su marido, aunque hayan continuado manteniendo buena relación, hundió unos años a la actriz en el plano personal. Rodando Mar adentro se enamoró de Javier Bardem, aunque ambos ocultaron ese breve romance. Fue en 2004. Más tarde, representando una comedia teatral cayó en los brazos del actor José Luis García-Pérez. Y entre 2006 y 2007, rodando El orfanato, tuvo un idilio con el técnico Eduard Bonilla. Formó en 2009 pareja con el francés Roger Vicent, con quien estuvo hasta 2014, periodo otra vez más largo en su biografía sentimental. Tampoco cuajaría luego en 2015 su convivencia con el empresario leonés Diego Rodríguez: sólo duró un año. Para en el verano de 2017 encontrar en Marbella a un atractivo empresario argentino, al frente de un restaurante, muy deportista, con el que hasta ahora forma pareja. ¿Mantendrá esta vez mucho tiempo esta relación? El nuevo amor de la rubia actriz tiene también larga experiencia, como ella, en asuntos del corazón: se ha casado en dos ocasiones, de cada una de las cuales tiene un hijo. Su edad, cuarenta y cuatro años, nueve menos que ella.

VÍDEO DESTACADO: Belén Rueda: «Lo bueno que tiene una comedia es que realmente compruebas si funciona en el momento que la ves»

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído