LOS RICOS TAMBIÉN MANGAN

El día que Isabel Preysler se hizo ‘un Cifuentes’ en una perfumería de París

El día que Isabel Preysler se hizo 'un Cifuentes' en una perfumería de París
Isabel Preysler. PD

La historia, impactante, la publica J. Moriarty en Informalia este 26 de abril de 2018:

«La impactante escena de Cristina Cifuentes llevándose sin pagar cremas baratas anti-arrugas nos recuerda otros episodios protagonizados por personajes también muy conocidos que sintieron una irresistible atracción por la cosmética o la lencería».

Escribe J. Moriarty que contaba un día en Mallorca Juanito March, el nieto escritor del legendario banquero que financió la salida del general Franco de Canarias para dar el golpe de estado de 1936, que viviendo en una casa en París, cerca del Boulevard Saint Germain, recibió una sorprendente llamada telefónica.

Era su amiga Isabel Preysler, a la que en una perfumería reclamaban el pago de unas cremas o algo de cosmética, que se llevaba y que había olvidado pagar.

Como Isabel no hablaba francés, necesitaba ayuda para salir del paso y allá fue Juanito a echarle una mano. Isabel en aquel momento estaba entre el final de su matrimonio con Julio Iglesias y el principio de su romace con Carlos Falcó, el padre de Tamara.

O sea, rondaba los 30 años pero sin ninguna duda ya tenía gustos caros.

Como dice J. Moriarty en Informalia: «sabemos que alguien se lo comentó a Isabel años más tarde, ella no negó el episodio y lo consideró con humor una tontería sin importancia».

Eso mismo dijo Wynona Ryder cuando en 2008 se llevaba en el bolso unos maquillajes de una tienda de Hollywood y la pillaron in fraganti. «No sé cómo ha pasado esto», dijo la actriz asombrada.

Claro que seis años antes, en 2002, había escondido en su bolso unos cuantos modelos de lencería de los grandes almacenes Saks de Los Angeles.

Ahí ya no hubo despiste. La condenaron a una multa y tuvo que prestar servicios comunitarios durante varios meses. Su carrera de actriz sufrió un largo parón como consecuencia de tener la mano tan larga.

Fue lo que le ocurrió al abogado de Coalición Popular por Canarias, José Miguel Bravo de la Laguna, al que encontraron un pijama que se llevaba sin pagar de unos grandes almacenes de Londres.

El político y abogado del estado de 42 años tenía un buen sueldo que le permitía ese pijama y mil conjuntos más, hasta de seda si era su capricho, pero eso de llevarse las cosas sin pagar debe dar un morbo de lo más excitante. Les entendemos porque hacer una cola en la caja es muy aburrido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído