El antes y el después

Así está hoy Chiqui Martí, la stripper de ‘Crónicas Marcianas’ que estuvo ‘paralizada’

Si te gustaba Crónicas Marcianas, sabes perfectamente de quién te hablamos. En la década de los noventa llegó a la pequeña pantalla una chica voluptuosa, sonriente y enérgica que arrasó con su pelo rojo sangre.

Ella es Chiqui Martí (47 años) y ya en esos años inocentes llegaba a la televisión para demostrar que las mujeres «pueden hacer lo que les dé la gana».

En realidad, ha hecho de la barra fija una forma de vida y del fitness, su fuente de ingresos, según recoge Jesús Carmona en El Español.

En los primeros años de los 90, como showgirl la llamaron sin parar para actuar en mil y un eventos, y como directora de una escuela de seducción para mujeres, «de todas las edades y tallas».

 La historia de Chiqui es un guión de película. A los catorce años empezó a bailar en desfiles de moda y peluquería.

Es autodidacta como bailarina y pronto empezó a trabajar en el cabaret El Molino de Barcelona y en las más importantes salas de fiestas de la geografía española. Cuando la popularidad llamó a su puerta, todo cambió. Para bien y para mal.

La fama le brindó grandes satisfacciones, como crear una marca de lencería erótica que diseñó ella misma. Sin embargo, su vida se fundió a negro el 12 de junio de 2004 en Toledo. El golpetazo de realidad casi la tumba.

Al subirse a una tela, le resbaló la mano, y Chiqui Martí cayó de espaldas desde una altura de cuatro metros.

El resultado fue un diagnóstico fue tetraplejia. Fue trasladada urgentemente al hospital Virgen de la Salud de Toledo, donde fue ingresada con pronóstico reservado.

Durante unos meses perdió la movilidad de sus piernas y teniendo que ir a rehabilitación. Los médicos le prometieron una recuperación, que sería larga, lenta y dolorosa.

 En 2011 se separó de su marido «porque ya no lo deseaba»:

«Jamás me he considerado lesbiana, ni ahora. Me gustaban los hombres hasta que conocí a Raquel. Ahora se me hace muy difícil pensar en volver a estar con un hombre».

Ambas, Chiqui y Raquel, que se conocieron a través de Nagore Robles (35), se casaron en 2014 en el Ayuntamiento de Caldes de Montbuí. Raquel enloqueció de amor a Martí y cambió su vida.

«Siempre me hizo ilusión casarme, pero nunca había sentido la necesidad hasta que llegó Raquel, de ella me enamoré como de nadie en mi vida. Es lo mejor que me ha pasado. Yo quiero envejecer al lado de Raquel».

«Las cosas pueden cambiar, dímelo a mí, que en 2007 dije que jamás tendría sexo con una mujer, pero estoy convencida que he encontrado a la persona de mi vida».

Hoy en día, con una simple ojeada a su Instagram, se puede decir que Chiqui es feliz con sus tatuajes, su barra de showgirl y su característico pelo, que ha mudado a un rosa chillón.

Sigue al frente de Strip-Art, la página web en la que regala sensualidad, autoestima y seducción.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído