Salud y Belleza

¿Sabes por qué comer natural no es lo mismo que comer sano?

Según el biotecnólogo español José Miguel Mulet, los transgénicos son un ejemplo de que la realidad científica está «muy separada» de la percepción social. «Lo transgénico tiene una mala imagen porque se ha hecho una campaña de opinión muy fuerte en contra, pero curiosamente, según rt cualquier ciudadano que pueda asociar transgénico con dañino puede estar utilizándolo todos los días sin saberlo», opina. El divulgador científico pone como ejemplo el hecho de que una persona se vista con ropa hecha a partir de algodón transgénico.(Los 9 alimentos procesados más saludables que están triunfando en Mercadona)

Por otro lado, el biotecnólogo asegura que en la actualidad la comunidad científica cuenta con las respectivas evidencias para decir que los transgénicos son una tecnología segura que puede hacer la vida más fácil.

«Hace 20 años los críticos decían que los transgénicos producían cáncer, que eran peligrosos para la salud, alertaban de peligros un poco apocalípticos. Luego empezaron a decir que el peligro era para el medioambiente y la biodiversidad, pero nada de lo que decían se ha ido cumpliendo», afirma.

Ahora mismo en Europa no hay transgénicos, porque sus leyes son más restrictivas que otras partes del mundo, y solo se siembra una variedad modificada genéticamente: el maíz, que se utiliza principalmente para piensos. No obstante, se importan otras variedades transgénicas como la soja o la colza. «En principio en alimentación no se utiliza transgénicos. Lo más divertido es que por ejemplo, en lo referente a la carne, casi todos los animales se habrán alimentado con ese maíz y soja transgénica», explica.

Pese al miedo que existe en los países europeos a los productos genéticamente modificados, las cifras de consumo e importaciones de transgénicos han ido subiendo cada año. Es decir, no se está renunciando a esta tecnología, sino al contrario, cada día se está utilizando más. Si los gobiernos europeos vieran riesgo en el uso de los transgénicos no permitirían su importación.(Estos son los 20 alimentos que nunca debes comer en ayunas)

Además, muchos transgénicos cuentan con un informe favorable de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés), pero no son aprobados por temas políticos y la presión que ejercen organizaciones internacionales como Greenpeace, declara Mulet.

«Todo lo que comemos es artificial»

De acuerdo con el divulgador científico español, lo que buscan las organizaciones ecologistas con campañas antitransgénicos es publicidad.

«Una organización internacional tan grande tiene unos gastos estructurales muy altos. Cómo se mantiene toda esa organización, pues necesitan socios que paguen las cuotas. Claro, eso ya desvirtúa: si tú tienes una estructura muy grande que necesitas que se financie al final tus operaciones no irán tanto encaminadas a salvar el planeta, sino a buscar un impacto mediático, mucha publicidad para tener a más gente».

«Renunciar a los transgénicos en el mundo de hoy día es provocar guerra»

Por otro lado, el biotecnólogo advierte de que en la actualidad comer natural es prácticamente imposible. Casi «todo lo que comemos es artificial y que sea artificial no significa que sea peor (…) ‘Natural’ es una palabra que vende mucho porque a todo el mundo le gusta la naturaleza, es un producto de marketing», sostiene.

En ese sentido, el experto aclara que el sello ecológico en un producto no hace referencia al producto, sino a cómo se ha producido.

«Olvídate de las etiquetas, de los anuncios llamativos: donde te quieren llamar la atención seguramente sea lo menos importante que tiene ese producto», avisa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído