Monarquía

Así es la dieta Perricone, de la que dicen es muy fan la reina Letizia

Y por qué no deberías seguirla

Así es la dieta Perricone, de la que dicen es muy fan la reina Letizia
Letizia RS

Los nutricionistas animan a la reina a que coma otras cosa también. Se venía comentando desde hace tiempo, pero ahora esos rumores cogen fuerza. Según la revista Diez Minutos, la reina Letizia es seguidora de la dieta Perricone. Pero, ¿en qué consiste exactamente esa dieta? Y lo más importante: ¿es realmente sana y recomendable?, según recogeMarina Velasco en huffingtonpost.

Según la web del doctor Nicholas Perricone -que da nombre a este régimen-, se trata de una dieta de tres días «saludable y anti-inflamatoria que ayuda a eliminar la hinchazón y mejorar la firmeza y el tono de la piel». Su base principal es el salmón, además de ensaladas de hoja verde y ciertas frutas.

Estos son los alimentos (y bebidas) que se incluyen en la dieta:

Agua mineral
Huevos
Salmón a la plancha (pero no ahumado)
Copos de avena
Melón cantaloupe
Frutos rojos frescos
Té verde o negro (pero no café)
Lechuga u otras ensaladas de hojas verde oscuro con aceite de oliva virgen extra y limón
Kiwi
Manzana
Pera
Pechuga de pollo o pavo
Yogur natural
Avellanas, nueces o almendras
Verduras al vapor, especialmente verduras verdes como brócoli, espinacas y espárragos
Olivas

A priori, todo normal (y sano). Nada de bollería, ni refrescos, ni ningún tipo de ultraprocesado. ¡BIEN! Tampoco las porciones parecen incompletas o descabelladas. Pero al leer un poco más en profundidad, enseguida surgen varias cuestiones:

1) La dieta promete «unos resultados inmediatos en la apariencia de la piel». ¿En serio? ¿Tan rápido?

2) Por otro lado, advierte que «no es aconsejable seguir esta dieta más de tres días». ¿No será otra dieta más que promete milagros a corto plazo…? En palabras del doctor Albert Lecube, coordinador del Grupo de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), «los milagros no existen». En cambio, la dieta debería ser «un proceso de aprendizaje», y en 72 horas y repitiendo un mismo menú hasta el final no parece que se aprenda demasiado.

3) Además, la dieta Perricone restringe bastante el consumo de frutas y «quedan descartados tubérculos como patata, zanahoria o chirivía». ¿Por qué? ¿Dónde quedan la naranja, la sandía o el plátano? ¿Qué problema hay con la zanahoria? Posiblemente estos alimentos están apartados porque contienen más fructosa (el azúcar de la fruta) que el resto. Estamos de acuerdo en que hay que reducir el consumo de azúcar, pero también se debería saber que el azúcar de los vegetales no es igual que el de los procesados. «No es lo mismo 100 kilocalorías de plátano que 100 kilocalorías de galletas, porque es diferente el origen, la matriz alimentaria», explicaba a El HuffPost la nutricionista y tecnóloga de alimentos Beatriz Robles. Y recalcaba: «El problema son los azúcares libres, es decir, cualquier azúcar que añada la industria alimentaria, el azúcar de mesa, los azúcares de los zumos (tanto naturales como de brik), de los siropes y de la miel. No se consideran azúcares libres los intrínsecos de la fruta ni de los vegetales».

Tampoco nos queda muy claro por qué -según la publicación de Diez Minutos- la reina no come legumbres. Siendo unos alimentos ricos en proteínas, hidratos de carbono y fibra, en vitaminas, hierro y antioxidantes, beneficiosos para la salud ósea y los síntomas de menopausia, de producción sostenible y con un índice glucémico y de grasa bajo, nos cuesta entender por qué Su Majestad los excluye de su dieta.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido