LOS ENREDOS DE LA CASA REAL

Amores Reales: Las 15 grandes broncas de Letizia y Felipe en los 15 años que llevan ‘separándose’

La primera discusión registrada se produjo cuando eran novios ante las dudas de él y el próximo miércoles se cumplen tres lustros de una pareja a prueba de discusión

Amores Reales: Las 15 grandes broncas de Letizia y Felipe en los 15 años que llevan 'separándose'
El Rey Felipe VI y la Reina Letizia, ahora y en su boda. EP

Vaya por delante que hay periodista que están día y noche pronósticando el apocalipsis real (El rencoroso Peñafiel da una ‘mala noticia’ a la Reina Letizia que tiene metiendo en el ajo a sus reales suegros).

Al principio todo es maravilloso en la relación de pareja y la otra persona no tiene defectos o, más bien, ambas partes obvian muchos defectos que puede que realmente no les satisfagan tanto como creían, según psicoadapta. —Arde Casa Real: Brutal bronca entre Don Felipe y Doña Letizia con amenaza de divorcio–

La etapa de reajuste es necesaria e implica discutir ya que se tienen que aceptar los defectos ajenos y los propios, hacer concesiones y, por supuesto, mantener la identidad propia e individual con respecto al otro.–Gran bronca entre Felipe VI y Letizia por el «topo» de Zarzuela y las fotos vetadas–

Estas son las 15 crisis más importantes que han sufrido los Borbón Ortiz (Los nutricionistas dejan a la Reina Letizia con su real trasero al aire ).

1. El verano de cada uno por su lado

Fueron 48 horas trepidantes. «Los príncipes de Asturias: vacaciones privadas entre rumores de distanciamiento», tituló un diario nacional monárquico por encima de todo (Así es la dieta Perricone, de la que dicen es muy fan la reina Letizia).

Aquel verano de 2013, Felipe y Letizia acudieron cada uno por su lado a Mallorca (ella llegó tres días antes y se fue tres días antes que Felipe y sus hijas). El círculo más estrecho de la pareja confesó: «El príncipe lo está pasando mal.

Felipe sigue enamorado, mientras que Letizia sigue marcando un espacio propio fuera de la familia, continuación de su vida anterior, que en ocasiones choca con su actual condición», según recoge Cristina Coro en El Español.

Los rumores desataron una crisis institucional. Dos días después, el entorno real, por boca del entonces jefe de prensa de Zarzuela, Javier Ayuso, salió a desmentir la noticia.

«No hay una crisis matrimonial, sino una crisis en la percepción pública del matrimonio motivada por la interpretación errónea de determinados hechos. Pero son dos cosas distintas».

Aseguraron que «los príncipes siguen compartiendo un proyecto de vida en común y en familia», y que para Letizia era -y es- fundamental mantener «un espacio privado propio, continuación de su vida anterior, en el que busca refugio para amortiguar la presión a la que se siente sometida».

2. La guerra civil entre las reinas sin armisticio

No ha sido el bache más grande en su matrimonio pero sí el más sonado. La imagen de la disputa entre la Reina Letizia y la Reina Sofía a las puertas de la Catedral de Palma de Mallorca tras la misa de Pascua del año pasado dio la vuelta al mundo. La esposa de Felipe VI pasó a ser la mala de la historia mientras que su madre fue subida a los altares de la popularidad. Zarzuela todavía sigue recuperándose de aquel golpe y los índices de cariño de la actual monarca todavía se resienten. Pero también afectó, y mucho a la pareja. «Ella tuvo que hacer un esfuerzo para ceder ante su error. Es decir, su marido le pidió un gesto hacia su suegra, que fue abrirle la puerta en el hospital cuando fueron a visitar a Juan Carlos y ella aceptó sin problemas. Para Letizia fue más duro que le impusieran la presencia de las niñas en ese momento. Ella no quería. Y por primera vez, Felipe usó su autoridad, es decir, sí o sí. Y eso hizo que el matrimonio se resintiera y mucho». Nos cuenta una amiga de la pareja.

3. En el lodazal del «querido compi yogui»

Javier López Madrid era uno de los mejores amigos del Rey y compañero de yoga de la Reina, hasta que el empresario fue procesado en el caso de las tarjetas black de Caja Madrid e investigado en una pieza separada de la trama Púnica. El momento crítico llegó cuando un diario digital publicó en marzo de 2016 unos mensajes de móvil que los reyes se intercambiaron con López Madrid apenas unos días después de que se conocieran los gastos hechos por cada uno de los consejeros y directivos de Caja Madrid y Bankia con las tarjetas opacas al fisco. «Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos», le escribió la Reina. «Lo demás, merde. Un beso, compi yogui», añadió. La casa del Rey reaccionó señalando que los reyes habían puesto fin a la relación de amistad que mantenían con el empresario, quien además fue apartado del patronato de la Fundación Princesa de Asturias. «El problema es que Felipe ya le había avisado a su mujer en infinidad de ocasiones que nada de mensajes, que cualquier cosa se dice en privado y a viva voz. Cuando saltaron los mensajes en el medio de comunicación, fue un «ya te lo dije» del Rey en toda regla», rememoran en la Casa

4. El espectáculo lamentable de Zacatecas

Durante el viaje de Estado de los Reyes al país azteca a finales de mayo de 2015, toda la comitiva que acompaña a Felipe y Letizia vivió una escena que dejó a todo el mundo preocupado. Los monarcas españoles se encontraban visitando la ciudad de Zacatecas acompañados por el entonces presidente mexicano, Peña Nieto y su esposa Ángelica Rivera (que en estos momentos se encuentran viviendo una de las separaciones más escandalosas y mediáticas de la historia del país). Fueron varios momentos tensos entre los Reyes, el primero cuando Letizia en vez de colocarse junto a su marido y el mandatario mexicano para una foto pasó olímpicamente y se puso a mirar unos libros y, después, cuando durante los discursos la Reina no paró de mirar y usar bajo la mesa su teléfono móvil. El caso es que aquella actitud de la monarca provocó una fuerte discusión en el avión de vuelta a Madrid.

5. El cabreo el día que empezó su reinado

Otro desencuentro que dio mucho que hablar tuvo lugar durante la apertura de las cortes en 2016. La cara de Letizia era un poema tan grande y visible como el edificio de los leones. Se pasó toda la ceremonia con el rostro serie y el ceño fruncido. La Reina no esbozó ni media sonrisa en el tiempo que duró el discurso de su marido. Se la vio apagada, distante y con la mirada perdida. Ni si quiera sonrió, ni cambió su gesto cuando el Rey acabó su intervención y buscó su mirada, como hace siempre, para encontrar su complicidad y apoyo. «Estaba enfadada y así nos lo hizo notar a todos. Todo fue porque ella no quería que las niñas asistieran a la ceremonia y perdieran colegio. El Rey se impuso y eso hizo que ella se torciera», revela un trabajador de Zarzuela.

6. El «yo no voy» tan habitual en ella

La isla balear ha sido el escenario de muchos baches del matrimonio de los Reyes. Lo que ocurrió en 2017 tuvo la combinación de dos cosas que la Reina no lleva bien: los amigos del Rey y Mallorca. El 9 de septiembre de ese año se casaba en Palma de Mallorca la ahijada del soberano, Martina Jaúdenes de Diego con, Luis Abascal Alía. Letizia dijo que ni ella ni sus hijas iban a ir y así fue: no estuvieron. Felipe se presentó sólo en la celebración, lo que le valió un buen enfado con su esposa.

7. «Nos echan», luego nos vamos

En marzo de 2013, el Papa Francisco era elegido Sumo Pontífice. Antes de su primera misa, a la que acudieron un gran número de jefes del Estado, los entonces príncipes de Asturias asistieron a un acto en la Embajada española en la Santa Sede.

En el evento, Felipe conversaba con políticos y autoridades de la Conferencia Episcopal mientras su esposa hablaba por teléfono en una sala contigua. En un momento dado, y de manera abrupta, Letizia se acerca al actual Rey y le dijo: «Me han dicho que esto se acaba ya, que nos echan, nos vamos ya», ante lo cual el príncipe terminó acompañando a su mujer a la salida. «Se lió mucho con eso. Ella se quería marchar porque no estaba cómoda y cuando eso pasa se le nota demasiado. Fue una bronca de las buenas». Este episodio de comer también figura en los anales del aguante de Felipe.

8. La bronca de la esposa por sentirse discriminada

En noviembre de 2010 los todavía Príncipes de Asturias realizan un viaje oficial a Perú. En la ceremonia de recepción, todos los momentos están presididos por Felipe, dejando de lado a su esposa, que no sabe muy bien ni qué hacer, ni dónde incorporarse. Mientras el príncipe continuaba con la ceremonia, se podía ver a una Letizia perdida sin que nadie le echara un cable. Esa noche le cayó bronca al rey Felipe, pero también a la persona de protocolo encargada de organizar, junto con el mismo departamento peruana, la ceremonia de bienvenida.

9. «Felipe, te paras con cualquiera»

Esta es una de las discusiones más repetitivas que tiene los Reyes entre ellos. Cuando Felipe y Letizia acuden a un acto en el que se pueden acercar a la gente a saludar, el Rey siempre tarda y se entretiene mucho más que la Reina. En marzo de 2011, siendo todavía Príncipes de Asturias acudieron en una visita oficial a Galicia. Según uno de los asistentes en la comitiva que acompaña a la pareja, el concejal Carlos González-Garcés, la princesa pensaba que el acto estaba tardando más de lo necesario por la actitud de su esposo. Concretamente, el político aseguraba en su blog que en un momento dado Letizia se dio media vuelta y le dijo a Felipe: «Si te paras con cualquier no vas a acabar nunca».

10. Recriminaciones en plena calle

En diciembre de 2013 los vecinos de Somosaguas, un barrio de Madrid cercano a la Zarzuela, alucinaron cuando alertados por los gritos de una discusión de pareja en plena calle se asomaron a sus ventanas y descubrieron que se trataba de los entonces Príncipes de Asturias. Al parecer Felipe y Letizia se disponían a acudir a una fiesta privada de unos amigos cuando saltó la chispa entre ellos. Según los testigos, la princesa estaba echándole la bronca a su marido por alguna razón mientras esté aguantaba de forma estoica.

11. Pelea por la presencia de la infanta Cristina en la Comunión de Leonor

El 20 de mayo de 2015, la Princesa de Asturias celebraba, con el resto de su clase del colegio Santa María de los Rosales, su Primera Comunión. Leonor tiene una estrecha relación con su prima Irene Urdangarín Borbón, las dos niñas tienen la misma edad y siempre se han llevado de maravilla. Ahora esta amistad se ha enfriado bastante por las pocas veces en las que coinciden desde que comenzó todo el Caso Noos. El caso es que el Rey estaba dispuesto a permitir la presencia de su hermana, la infanta Cristina, desterrada de Zarzuela en aquella época, para que volara desde Ginebra con Irene y las primas pudieran estar juntas en la fiesta familiar que tuvo lugar en Zarzuela tras la ceremonia. La Reina no quería ni oír hablar del tema, no quería cerca a su cuñada, exduquesa de Palma de Mallorca, ni con la excusa de traer a su sobrina. Al final, Letizia tuvo que ceder y, aunque fuentes cercanas al entorno dicen que ni se saludaron, el caso es que este hecho supuso un fuerte enfrentamiento entre el matrimonio.

12. Bronca asturiana

Oviedo y los Premios Princesa de Asturias también han sido testigos de algunos de los momentos más complicados de los Reyes en su matrimonio. Fue durante la entrega de los Premios Princesa de Asturias de 2015. El rey tiene la costumbre de ir a ensayar, la noche antes de los galardones, al Teatro Campoamor de Oviedo su discurso. Esa noche la Reina decide irse con un grupo de amigos, algunos que le han acompañado desde Madrid, a casa de otra amiga que vive en Oviedo a disfrutar de la velada. Letizia regresa de madrugada al Hotel Reconquista con un gran enfado de su marido por las horas ante el día que les esperaba.

13. Sentada lejos del monarca

En junio de 2015 se celebró el Fórum Impulsa de la Fundación Princesa de Girona presidida por los Reyes en Girona. A su llegada todo el mundo se percató de la tensión que reinaba entre ambos. La reina Letizia, asidua a gesticular mientras habla, dio muestras de un visible enfado con su marido, que le llevó incluso a sentarse a unos cuantos metros del monarca. El semblante serio de ambos durante todo el acto no dejó lugar a dudas de la discusión del matrimonio.

14. La primera gran crisis

Aunque es la menos conocida, ha sido una de las más fuertes que han vivido desde que se conocieron los Reyes, pero lo cierto es que todavía no estaban casados. Al poco de empezar a salir, Felipe tuvo dudas acerca de la relación que estaba manteniendo con la periodista. Al final la cosa quedó en nada, pero fue justo un mes antes de que la relación se hiciera pública y estuvo a punto de mandar todo al traste.

15. La última gran crisis.

Es cierto que los Reyes viven un buen momento en su matrimonio, lo que no significa que tengan baches que van superando. El último más grave tuvo lugar con la polémica ausencia de Letizia en el viaje a Francia con motivo de los cien años del fin de la Primera Guerra Mundial. La Reina no quería ir como Primera Dama para hacer la agenda de «mujer florero» que estaba prevista para las demás y decidió denegar la invitación de la señora Macron. Así ella viajó sin Felipe, en un vuelo regular de Iberia, a Lima, donde comenzaban un día después una visita de estado a Perú. Esto que ocurrió el pasado mes de noviembre supuso un fuerte enfrentamiento entre los dos.

«Son una pareja fuerte. Cada uno con mucho carácter aunque uno parezca más templado que el otro. Se compenetran muy bien y sobre todo, se quieren mucho. Como todos tienen sus peleas y sus crisis, las han vivido muy duras porque a diferencia de los demás, cualquier filtración hace que sea una cuestión popular cuando los Reyes discuten. Pero es un matrimonio que durará mucho, de eso estoy convencida. Ambos tienen en los ejemplos de sus padres lo que no quieren para ellos ni para sus hijas. Pelean día a día por su relación», dice una amiga íntima de la Reina.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido