REDES SOCIALES

Anabel Pantoja protagoniza un escándalo en Cuba: «Yo no quería comercializar con menores»

"Es vomitivo y vergonzoso"

«Vergonzoso» o «vomitivo» son algunos de los cientos de calificativos negativos que ha recibido Anabel Pantoja durante su viaje a Cuba.

Lo que se conoce como white savior (salvador blanco) y, además, haciendo publicidad mientras tanto.

Un doble tirabuzón que las redes han afeado enormemente a Anabel Pantoja, tal y como hicieran en su momento con Dulceida.

La sobrinísima de Isabel Pantoja, que ya tuvo sus problemas con cierto desodorante, ha tenido que salir al paso y responder ante el alud de comentarios críticos que le han hecho los usuarios para hacerle ver su error al utilizar a dos niñas de La Habana, en Cuba, para promocionar unos productos, entre ellos, maquillaje y gafas de sol.

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Por toda mi gente 🇨🇺 🍸🇨🇺🍸🇨🇺🍸

Una publicación compartida de Anabel Pantoja (@anabelpantoja00) el 28 Ago, 2019 a las 5:44 PDT

A la sobrina de Isabel Pantoja se le ha ocurrido regalar unas gafas de sol y un labial a dos niñas de La Habana. Y no solo eso, sino también grabar el acto de buena fe y mencionar a las marcas de los productos. Algo similar a lo que ocurrió hace un tiempo con la influencer Dulceida durante su estancia en África y que, además, supuso su salida definitiva de Twitter. Cada uno a lo suyo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

🇨🇺

Una publicación compartida de Anabel Pantoja (@anabelpantoja00) el 27 Ago, 2019 a las 11:44 PDT

La colaboradora, completamente ajena a lo que ocurría mientras desarrollaba su labor caritativa, se ha convertido en Trending Topic de Twitter España. Así que decidió sentarse y grabarse modo selfie explicando lo que vivió desde su perspectiva.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

💃🏽🇨🇺🏄🏿‍♂️

Una publicación compartida de Anabel Pantoja (@anabelpantoja00) el 27 Ago, 2019 a las 6:11 PDT

En primer lugar, afirma que se enteró de la polémica por un familiar (cuando llevaba el día entero compartiendo fotos en sus stories):

«Me ha comentado un familiar mío que he sido muy criticada por dar los regalos y mencionar a una marca de gafas».

Pero la sevillana tiene explicación para todo. Y también una respuesta contundente para quienes se pregunten si se trataba de una acción publicitaria:

«Para nada es publicidad, al revés. Son marcas que son amigos míos y han tenido el detalle de darme sus productos para poderlo traer aquí, a La Habana, y cedérselo a esa gente que puede tener una ilusión».
Y, por supuesto, lo ha hecho con la mejor de las intenciones:

«Pido disculpas desde aquí, porque yo no quería ni publicitar ni comercializar con menores, al revés; lo que quería era sacar una sonrisa».

Para terminar, por si fuera poco, otro de los problemas ha sido el hecho de que las niñas eran menores, por lo que optó, finalmente, por suprimir el vídeo de sus redes, pero ya circula como la pólvora por Internet.

Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído