PERIPLOS, ESCENARIOS Y TRES AMORES

Edmundo Arrocet: lo que fue y en lo que se ha convertido tras su ruptura con María Teresa Campos

"Mi papá es un caballero y tendría que habérselo dicho a sus hijas"

Edmundo Arrocet: lo que fue y en lo que se ha convertido tras su ruptura con María Teresa Campos

La biografía de Edmundo Arrocet von Lohse se podría definir como una incesante ruta de altos y bajos. Humorista por vocación (y profesión) con raíces castizas e italo-alemanas, creció entre Argentina y Chile y encontró su hogar en España, donde cosechó éxitos en la pequeña pantalla y sobre decenas de escenarios teatrales de la capital. De forma fortuita, su target pasaron a ser los lectores y lectoras de la prensa rosa y la órbita del corazón. Pero todo aquello ya no es más que un espejismo que concluyó a raíz de su ruptura con María Teresa Campos.

La música le acogió con los brazos abiertos, hasta el punto de participar (en varias ediciones) en el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar (Chile), donde también interpretaron sus temas grandes estrellas como Serrat o Julio Iglesias. Su interés rítmico quedó en tierra cuando decidió hacer las maletas en busca de un futuro prometedor en España, la tierra natal de su padre. Aquí desarrolló su faceta actoral y humorística; desató incontables sonrisas a un público que siempre deseaba escuchar sus chistes y ocurrencias. En muchas ocasiones, lo hizo junto a su compañero de profesión Gregorio Esteban Sánchez Fernández, más conocido como Chiquito de la Calzada, con quien coincidió por vez primera en el filme ‘Brácula. Condemor II’.

Su salto a la televisión se demoró más bien poco e hizo sus primeros ‘pinitos’ en ‘La ruleta de la suerte’ (Antena 3). La repercusión del concurso y el rol que desempeñaba le convirtieron, en 2004, en el candidato perfecto de ‘La selva de los famoSOS’ (lo que hoy es ‘Supervivientes’).

Diez años más tarde (en 2014), con tres hijos (María Gabriela, Maximiliano y Estefanía) y tras haber estado casado en dos ocasiones, comenzó una relacion sentimental con la presentadora María Teresa Campos. ‘A la tercera va la vencida’ debió pensar Bigote, pero no siempre todo sale como se planea y, a finales de 2019, el vínculo se rompió; desde entonces, su realidad se ha materializado en una persecución constante por parte de paparazzis deseosos por captar cada minuto de su rutina. En el centro de toda la polémica, su hija Gabriela ha concedido una entrevista a la revista ‘Semana’:

«Ya está bien de tener un regimiento pegando tiros a diestro y siniestro sobre mi padre. Mi papá es un caballero y tendría que habérselo dicho a sus hijas, para que no le falten el respeto», manifiesta en la exclusiva en la que no duda en cargar contra Terelu y Carmen Borrego, quienes «nunca me dieron buena espina».

A pesar de ello, y de que añadiera que no se cree «que mi padre dejara a Teresa por mensaje. Pero te digo más, por dignidad, yo nunca lo hubiera dicho públicamente«, Terelu transmitió, desde el plató de ‘Viva la vida’, su sentimiento de tranquilidad:

«Yo en ningún momento, ni mi hermana ni mi madre, le hemos faltado el respeto a Edmundo. A partir de ahí, no tengo nada que opinar», replicó la madre de Alejandra Rubio.

El día que «le quemaron la cara» a Edmundo Arrocet

En pleno huracán sentimental (y ‘telecinquero’), Edmundo Arrocet afronta como puede los impactos que le llegan para inculparle de supuestas infidelidades a lo largo de su ya finalizada relación con María Teresa Campos.

Sin embargo, y para sorpresa de muchos, el último revés que ha afrontado se eclareció en el plató de ‘Sálvame’, donde se nutren de este (mono)tema día sí, día también desde hace varias semanas.

En ese contexto, se ponía sobre la mesa un nuevo asunto que atañía al humorista: las cirugías estéticas a las que se había sometido; una cuestión que nada tiene que ver con el final de su relación con la madre de Terelu y Carmen, pero que guarda un importante vínculo con el tiempo que vivió en Chile el verano de 2019:

«Se hizo un lifting, una cosa en la cara, gratis, con su amiga la médico. Pero desgraciadamente le quemaron la cara y entonces se tuvo que quedar. Para él no era fácil explicarlo porque a él le importa mucho su pelo, su cara y su cuerpo, entonces no quería aparecer en España con esa deformación«, reveló Lydia Lozano.

Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído