SER MADRE PRIMERIZA NO ES FÁCIL

La modelo Ashley Graham muestra sin filtros su cuerpo tras dar a luz

"Quería mostrar que no todo son arcoíris y mariposas"

La modelo Ashley Graham muestra sin filtros su cuerpo tras dar a luz

Ser madre primeriza no es tarea sencilla, y sino que se lo digan a la modelo Ashley Graham que, a sus 32 años, ha explorado las consecuencias que este «Pretty Big Deal» («duro proceso») conlleva. Hace menos de un mes (el 18 de enero de 2020) que la estadounidense dio la bienvenida al mundo a su primer hijo (Isaac) junto a su marido, el director de cine Justin Ervin y es ahora cuando se ha sentido preparada para mostrar, con la mayúscula naturalidad que le caracteriza, su estado físico sin trampa ni cartón.

Lo ha hecho a través de su perfil en Instagram, donde cuenta con más de 10 millones de seguidores que han recibido la instantánea con los brazos (y likes) abiertos. Frente al espejo del baño y cubriendo sus ojos con la mano derecha, Graham ha querido estimular a todas las mujeres que estén pasando por su misma transformación y ha hecho un llamamiento positivo a favor de la llaneza, la sencillez, la tolerancia y normalización de todo tipo de cuerpos.

«Levanta la mano si no sabías que también cambiarías tus propios pañales», comienza escribiendo bajo el post.

Y continúa, «después de todos estos años en la moda, nunca podría haber adivinado que la ropa interior desechable sería mi prenda favorita, ¡pero aquí estamos! Nadie habla de la recuperación y la curación (sí, incluso las partes desordenadas) por las que pasan las nuevas mamás».

Su objetivo con estas palabras es «mostrar que no todo son arcoíris y mariposas» y, aunque reconoce que «ha sido difícil», ha agradecido el apoyo incondicional recibido durante las últimas semanas y ha revelado la gran envergadura que eso ha supuesto para ella.

Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído