La novia llegó en un Seat 600 'para dar ejemplo'

Los ministrables del PP presentes en la boda de José María Aznar Jr.

José María Aznar Botella se casó este 17 de diciembre de 2011 en Madrid con Mónica Abascal

Una boda situada en los antípodas de la de Ana Aznar en 2002

La novia llegó en un 600 más blanco que su vestido. Este era color baño de té o champán, con pedrería, de aire antiguo y largo velo que sujetaba con adorno del mismo color que el traje.

Cuenta Rosa Belmonte en ABC que Mónica Abascal iba sonriente y de copiloto, sorprendida y divertida ante la avalancha de fotógrafos que rodearon el coche de época.

Pero el 600 no fue la única originalidad: el ramo de flores, en el asiento de atrás, era de ramas y bayas rojas. Muy navideño, como la gélida temperatura de este 17 de diciembre de 2011 en El Campillo, finca situada entre el Valle de los Caídos y El Escorial, cuya carretera empezó a colapsarse conforme se iban acercando las 13.30, hora de la ceremonia.

Cinco guardias civiles de Tráfico ponían orden parando a los coches que venían desde El Escorial para que los que se acercaban desde Madrid, e iban a la boda, hicieran el giro a la izquierda y entraran a la finca.

El enlace de José María Aznar Botella y Mónica Abascal Ruano congregó a numerosos notables del Partido Popular.

Desde Mariano Rajoy y Ana Mato hasta Eduardo Zaplana o Miguel Arias Cañete, el ‘todo‘ PP se dieron cita en la finca de El Escorial. Rajoy fue un ‘visto y no visto‘, porque no se quedó al ágape.

Comentó a un amigo que tiene demasiado trabajo.

Hubo, como es lógico, miembros de la vieja guardia de Aznar, como Eduardo Zaplana, Federico Trillo, Ángel Acebes, Josep Piqué, José María Michavilla o Jaime Mayor Oreja con algunos de los ‘ministrables’ del momento, capitaneados por el propio Mariano Rajoy, que acudió con su mujer, Elvira Fernández.

El enlace del primogénito de Aznar no ha tenido el boato de la boda de su hermana Ana, pero también ha contado con invitados famosos y de relumbrón.

A la entrada de la finca El Campillo se ha podido ver a Fernando Fernández-Tapias, Gigi Sarasola, Javier Hidalgo o a Colate Vallejo-Nájera, entre otros.

Una boda situada en los antípodas de la de Ana Aznar en 2002.

Cerca de El Escorial, pero lejos de El Escorial. Para los informadores, una boda de puerta, casi de cuneta, una boda de cristales y reflejos.

El entonces orgulloso padre de la novia fue ayer un destello a bordo de un vehículo al que fue casi imposible vislumbrar, entre otras cosas porque llevaba una velocidad tipo «Bienvenido Mr. Marshall» (Ana Botella también entró de incógnito).

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído