La mujer asegura en el juicio que los actos bruscos de su pareja la excitan

El juez absuelve al tipo porque lo suyo no era maltrato, era sexo duro

La víctima, a la que la policía rescató en un coche, dice que la actitud agresiva de él forma parte de sus juegos sexuales

Como reseña con cierta sorna Sandra Llinares en ‘Levante‘, el asunto no tiene el romanticismo de una luna de miel, pero a ellos les gustaba.

Sobre todo a ella, que es la que ha convencido al juez de que lo que la Policía y algún testigo consideraban mal trato y de la peor especie, no era otra cosa que unas prácticas sexuales cercanas al sadomasoquismo, infligidas de común acuerdo y que a ella la ponen caliente como el culo d euna sartén.

El titular de un juzgado de lo Penal de Alicante ha absuelto a un acusado de malos tratos, después de que la víctima, su pareja, declarara durante el juicio que el tipo sólo estaba practicando con ella sexo de una manera «un poco agresiva», algo que les excita.

La vista oral se celebró hace unas semanas y este 26 de enero de 2012 se emitió el fallo declarando al procesado libre de toda culpa.

El fiscal solicitaba para él un año de prisión por maltratar a su pareja, algo que no ha podido quedar probado ya que ella ha sido su principal valedora: todo forma parte del juego.

El propio fiscal le llegó a preguntar a la presunta víctima si es que así se excitaban y la respuesta fue un sí, y una media sonrisa.

Los hechos juzgados se remontan al pasado día siete de septiembre de 2011, cuando los protagonistas de la historia se encontraba en el interior de un vehículo en una calle solitaria perteneciente al término municipal de Ibi alrededor de las 19:30 horas.

Una llamada de alguien que pasó por allí alertó a la Policía de que en coche de marras parecía que se estaba produciendo un episodio de malos tratos, por lo que se presentaron allí dos agentes, que descubrieron al hombre cogiendo del cuello a la mujer con gestos bruscos y a la que parecía que le dificultaba la respiración. Por este motivo, el hombre fue detenido.

Durante el juicio, la realidad parecía otra y así lo ha entendido el juez que ha dictado la sentencia absolviendo al acusado. Ambos declararon que suelen practicar sexo asiduamente a través de prácticas más o menos violentas, y que eso les excita.

Para gustos, los colores.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído