La disputa entre criminales en la brasileña penitenciaria de Pedrinhas horroriza al mundo

[VÍDEO] Unos enloquecidos presos decapitan a sus rivales tras torturarles y juegan con sus cabezas

Ya han muerto 62 reclusos en menos de un año, y se han registrado incontables violaciones de mujeres durante las visitas

Amnistía Internacional y Naciones Unidas piden la “investigación inmediata, imparcial y efectiva de los hechos”

La publicación del vídeo en la página web del diario ‘Folha de Sao Paulo‘ que se puede ver sin cortes al principio de estas líneas -y que ha sido censurado en muchos países-, ha sido cuestionado por el Gobierno del estado de Marañón, que pide su retirada por su crudeza.

Pero mal que les pese a las autoridades, lo que está sucediendo en la hacinada cárcel de Pedrinhas, en el estado brasileño del mismo nombre, clama al cielo, y tanto Naciones Unidas como Amnistía Internacional han pedido ya la «investigación inmediata, imparcial y efectiva de los hechos» de violencia que se vienen sucediendo en el presidio, sin que nadie haga nada por el momento para atajarlos.

DECAPITADOS Y TORTURADOS

La gota que ha colmado el vaso ha sido ahora la divulgación de este vídeo que ha sido grabado el 17 de diciembre de 2013 con un teléfono móvil y colgado por un sindicato de trabajadores de la cárcel, para poner de relieve las terribles condiciones del lugar.

En el mismo unos presos juegan con las cabezas de tres rivales decapitados y desfilan con ellas a modo de trofeo. Las víctimas habían sido previamente torturadas y acuchilladas, tal y como puede apreciarse.

La semana pasada, otro vídeo mostraba a unos presos diseccionando la pierna de un rival, una tortura de una crueldad inimaginable.

MUERTES Y VIOLACIONES

La disputa entre facciones criminales del complejo penitenciario ya ha causado la muerte de 62 presos en menos de un año e incontables violaciones de mujeres durante los días de visita. La prisión aloja a 2.196 reclusos, pero fue diseñado sólo para albergar a 1770.

Desde sus celdas los bandidos ordenan la violación de mujeres y hermanas de sus enemigos, incluso fuera de la prisión, a cambio de la vida. En las últimas semanas, las órdenes han llevado violencia a las calles.

El estado de Marañón, el más atrasado del país, está gobernado desde hace casi 50 años por el clan Sarney, dirigido por el expresidente brasileño y actual senador José Sarney y su hija, la actual gobernadora, Roseana Sarney.

A pesar de llegar al poder a través de las urnas, la actuación de los Sarney recuerda a un Estado autoritario por el abandono en la gestión pública, la miseria y los edificios públicos que llevan el apellido del clan.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído