Invitó a la pequeña a subir a su coche, pero ésta se escapó corriendo

El pederasta desafía a la Policía e intenta secuestrar a otra niña… ahora en Coslada

Viajaba en un vehículo oscuro, tenía acento español, pelo rubio, era blanco de piel y vestía una camiseta negra

El pederasta desafía a la Policía e intenta secuestrar a otra niña… ahora en Coslada
Abusos a menores PD

La Delegación del Gobierno en Madrid y la Policía han acordado iniciar el proceso para instalar más cámaras de videovigilancia en puntos estratégicos

Un hombre ha intentado raptar este lunes 25 de agosto de 2014 en la localidad madrileña de Coslada a una niña pequeña, persuadiéndola para que se introdujera en el coche que conducía.

Los hechos han ocurrido sobre las 17.00 horas de este lunes a la altura del número 5 de la avenida de la Cañada de Coslada. Una niña de entre 7 y 9 años de edad estaba jugando sola cuando se le ha acercado un coche, cuyo conductor le ha animado a entrara en el vehículo.

A LA CARRERA

Sin embargo, la niña se ha puesto nerviosa y se ha marchado del lugar a la carrera, por lo que el coche ha huido precipitadamente de la zona. Los familiares de la pequeña han alertado de lo ocurrido y hasta el lugar se han trasladado policías locales de Coslada.

La niña ha relatado a los agentes que el presunto secuestrador viajaba en un coche oscuro, tenía acento español, pelo rubio, era blanco de piel y vestía una camiseta negra.

COINCIDE CON EL RETRATO ROBOT

Estos datos coinciden en parte con el retrato robot del secuestrador de Ciudad Lineal con el que trabaja la Policía.

De hecho, una testigo del último caso ha señalado a los agentes que vio salir de un coche oscuro al presunto pederasta, un hombre corpulento, de 1,75 centímetros de altura, de unos treinta y muchos años de edad, con la cara fina y pelo rubio.

No obstante, para la Policía Nacional todavía es demasiado pronto para determinar que en este caso de Coslada haya actuado la misma persona. De hecho, todavía no está confirmando que los casos ocurridos en los distritos de Ciudad Lineal y colindantes en los últimos meses sean atribuibles al mismo ciudadano que raptó a una niña el viernes en la calle Mequinenza, aunque toda apunta a que sí.

Giro en el ‘modus operandi’

La investigación que mantiene en jaque a la policía de Madrid tiene un nombre: «Operación Candy». El rastro de la persona que está detrás de cuatro raptos de niñas registrados en la capital desde septiembre del año pasado hasta el viernes 22.

Porque los expertos policiales afirman que, con casi toda probabilidad, se trata de un único pederasta y restan fuerza a la posibilidad de que al secuestrador de Ciudad Lineal le haya podido surgir un imitador, una hipótesis surgida tras conocerse el caso de la última niña raptada, una pequeña de origen dominicano de 7 años que fue capturada en un parque del distrito de Hortaleza cuando se encontraba con sus abuelos y que apareció 45 minutos después en un descampado cercano a la M-40.

El pederasta jugó en este último caso al despiste dando un giro al modus operandi que venía ejecutando en los raptos de abril y junio. Entonces, lavó a sus víctimas tras cometer el delito y también las sedó con algún narcótico.

Además, las mantuvo secuestradas durante un lapso de cuatro o cinco horas y las llevó a lo que la policía denomina un «domicilio de seguridad», una vivienda, que puede ser o no en la que habitualmente resida, y que es donde comete el delito.

El viernes, en cambio, ni lavó a la pequeña, ni tampoco la sedó. Tampoco la llevó a ninguna vivienda, sino que los hechos se cometieron, con toda probabilidad, en una caseta ubicada en esa zona descampada. Tampoco ocurrió así en el secuestro de otra niña, el pasado mes de septiembre.

La Policía sospechaba hace tiempo que ya entonces el autor era el mismo. La víctima, también en aquella ocasión, fue una niña de origen latino y de una edad similar, 8 años.

Con este último intento de secuestro en Coslada, a falta de confirmarse que se trata del mismo sujeto, se volvería a repetir la pauta de cambiar de zona de acción para despistar.

Los expertos se apoyan en varios motivos para sostener que el agresor puede ser el mismo: uno de ellos es que las víctimas tienen un perfil muy similar. Salvo la niña española que fue secuestrada el 10 de abril, todas son extranjeras, dos latinas y una de origen chino. Además, todas tienen un rango de edad comprendido entre los 6 y los 9 años.

Desafiante

El segundo, relevante y llamativo, es que la serie de raptos forme parte de un reto in crescendo. Es decir, que el pederasta que haya emprendido un desafío con la Policía y que lo esté llevando al límite.

«Es un agresor organizado», dice el policía Ricardo Magaz, que preside la Sociedad Científica Española de Criminología, «con un nivel de arrojo verdaderamente increíble. Tiene falta de empatía, es narcisista. Para retar así a la policía, es evidente que su ego llega a niveles de récord».

Más cámaras de vigilancia

La Delegación del Gobierno en Madrid y la Policía han acordado iniciar el proceso para instalar más cámaras de videovigilancia en puntos estratégicos de la capital, que concretará ese cuerpo de seguridad, para detener al conocido como el ‘secuestrador de Ciudad Lineal’.

La instalación de estas cámaras no se producirá de inmediato, ya que su colocación debe ser validada antes por la Comisión de Videovigilancia, según ha subrayado la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, tras asistir a la Junta Local de Seguridad de San Sebastián de los Reyes

Cifuentes ha precisado que la instalació de estos sistemas servirán también para prevenir la comisión de otros delitos.

La delegada no ha precisado cuáles son esos puntos estratégicos en los que se instalarán las cámaras, precisamente para que sean efectivas.

Asimismo, en la reunión que mantuvieron el sábado en la Jefatura Superior de Policía de Madrid los máximos responsables de ésta, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y la delegada del Gobierno de Madrid acordaron intensificar el actual despliegue de agentes de Policía Judicial y sobre todo reforzar los dispositivos de prevención, con más agentes uniformados patrullando por los distritos en los que ha actuado el pederasta, que son Ciudad Lineal, Hortaleza y San Blas.

Estos agentes estarán sobre todo en las cercanías de los colegios, parques y otra zonas infantiles, para calmar «la lógica alarma vecinal», según Cifuentes, que ha precisado que contarán con la colaboración de la Policía Municipal.

Otra decisión tomada en la reunión fue la de ampliar el plan específico de prevención, por el que la unidad de Participación Ciudadana está informando a asociaciones de padres y madres y de vecinos para despejar dudas y sobre todo darles consejos

Enemigo público número uno

Cazar al ‘indeseable’, la prioridad de la Policía
Tanto para Cifuentes como para el jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso Fernández Díez, es una «prioridad absoluta» cazar a quien ambos han tachado de «indeseable», y quien, en palabras de la delegada, se ha convertido en el «enemigo público número uno».

No han precisado si los tres raptos han sido obra del mismo pederasta o cabe la posibilidad de que sean dos, ya que según ha dicho la delegada eso lo determinará la investigación que ha tildado de «muy laboriosa y extremadamente complicada». En la misma, los agentes trabajan «con total dedicación, todo el verano, en turnos de mañana, tarde y noche», ha destacado Cifuentes.

«Es una prioridad absoluta. No hay asunto que preocupe y ocupe más, porque se ha convertido en el enemigo público número uno y no vamos a cejar hasta encontrarle».

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído