[VIDEO] A Jason Garnett le tuvieron que poner además 24 inyecciones por todo lo alto

Se duerme ‘trompa’ y despierta con una erección que le dura 17 horas: «¡Me tuvieron que sacar un litro de sangre!»

"Ver a los doctores atacar mi pene con una aguja fue una experiencia horrible, como de película de terror"

Jason Garnett, de 23 años, jura y perjura que no tomó viagra ni derivados (Una maestra tiene sexo lésbico con una alumna y queda libre tras pagar una ridícula fianza ).

El joven vecino de Harrogate, en el Reino Unido, se las vio y deseó tras sufrir una erección de 17 horas, y puede dar gracias a que acudió al hospital más cercano, que si no se queda sin vida sexual, y quién sabe si sin algo más… (El secreto que se esconde detrás de las escenas de sexo más famosas del cine)

Afirma que se fue a la cama con una amiga tras una noche de borrachera y que, tras quedarse dormido una vez en su domicilio, se encontró con el desaguisado:

«Al principio creí que era una erección matutina, aunque la cosa  se bajaba ni de broma».

Un baño de agua fría y salir a correr no sirvieron de nada, así que decidió ir a urgencias.

Ahí, los médicos le diagnosticaron priapismo, una condición poco común en donde las erecciones no son provocadas por estímulos ni deseo sexual. En caso de no ser tratado, el pene puede ser dañado permanentemente.

Los doctores tuvieron que extraer 1 litro de sangre del miembro viril pene para reducir la presión en el órgano, pero esto no funcionó. 24 inyecciones después, Garnett volvió finalmente a la normalidad.

El joven declaró que

«ver a los doctores atacar mi pene con una aguja fue una experiencia horrible, como de pelìcula de terror… el dolor fue un 10 en la escala de 10. Me sacaron un litro de sangre».

Afortunadamente, Garnett no sufrirá daños permanentes por esa mala experiencia. Como puede verse en el vídeo que acompaña a estas líneas el joven se tomó con humor el doloroso tratamiento.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído