SALUD Y VIDA

Los 10 peores excusas que se pueden dar si el otro anda caliente y tu no quieres sexo

Según algunos científicos, las personas que fornican al menos dos veces por semana, viven más años

Los 10 peores excusas que se pueden dar si el otro anda caliente y tu no quieres sexo
Pareja, sexo, erotismo, amor y aburrimiento. XY

Numerosos estudios han comprobado que las personas que tienen sexo al menos dos veces por semana viven más años, pues ejercitan el corazón y refuerzan el sistema inmunológico (Despedido por tener sexo con una aficionada en el banquillo).

Cada quien tendrá sus motivos, pero hay cosas que no se dicen en la cama. Ni en la cocina. Ni en el asiento trasero del coche (El “Sexo tántrico” y la búsqueda del máximo placer).

Ni en el ascensor…

1. «Tengo dolor de cabeza».

Es un cliché. Las personas que osan enunciar esta excusa tienden a ser aburridas y de poca imaginación. Un estudio realizado por neurólogos de la Universidad de Munster, en Alemania, reveló que más del 50 % de los enfermos de migraña manifestaron mejoras luego de haber tenido actividad sexual. En específico, uno de cinco pacientes mostró una recuperación completa del dolor.

Los expertos explicaron que el efecto se debe a que el sexo libera endorfinas por medio del sistema nervioso central, reduciendo e incluso eliminando por completo las molestias.

Por lo tanto, esta evasiva es casi una forma de pedir a gritos un analgésico. Si usted es de los que dice esto, busque una mejor justificación y si es su pareja la que se lo dice, recorte esta página y péguela en la cama.

2.»No quiero dañar nuestra amistad».

Los amigos se caracterizan por tener confianza, por conocerse y por tener características similares para disfrutar el tiempo juntos. Las anteriores aplican también para el buen sexo. Si los dos son libres y hay un compromiso de satisfacción para ambas partes, no hay necesidad de perder la amistad.

¿Quién dice que de una amistad no puede salir una gran relación amorosa? Para los menos comprometidos está el modelo ‘Amigos con derecho’: «No hay promesas, ni mentiras, no existen los celos, ni mucho menos compromiso», dice la argentina Verónica Malamfant, autora del libro ‘ADR. Amigos con derecho a roce. Manual de abusos y costumbres’.

3. «Estoy muuuuy cansada».

No hay una forma exacta de medir el cansancio de una persona, así que aquí siempre cabe el beneficio de la duda.

Si su pareja le dice esto, que sea un motivo para darle un masaje y ayudarla a relajarse. La gurú del sexo Alessandra Rampolla, escribe en su libro ‘La diosa erótica’ algunos consejos para motivar a la pareja: «Hay placeres muy sencillos. Una forma sensual de dar masajes

es acariciar la piel lo más suavecito posible. ¡Casi sin tocarlo! Ya verás

los escalofríos que le provocas. Acariciar los pies es también una buena idea. Esta parte del cuerpo está repleta de terminaciones nerviosas y acariciarlos es tan erótico como relajante». Haga la prueba.

4. «Los niños nos pueden escuchar»

Tener que explicar de dónde vienen los bebés y responder a la pregunta: ¿Papá qué le estás haciendo a mamá? puede ser una pesadilla que termine para siempre con la líbido de cualquier persona. Pero tener sexo no tiene que ser siempre un concurso de gritos y lo mejor es hacerlo cuando los niños ya están dormidos para evitar interrupciones.

Las caricias siempre se pueden hacer en ‘mute’. Así que si su pareja le presenta esta razón usted no discuta, mejor dedíquese a provocar: desvístase lentamente, encienda unas cuantas velas, sintonice una película erótica en la televisión o ponga música muy suave. Recomendación: siempre cierre la puerta con seguro.

5. «Tengo miedo»

Es una razón casi válida, sobre todo para las personas que no tienen mucha experiencia o han tenido algún mal encuentro. El sexo es una actividad que debe ser acordada por ambas partes, es por eso que es tan importante hablar sobre lo que gusta y lo que no. Si de plano no está interesado en involucrarse con otra persona, no hay necesidad de inventarse algo, hable con franqueza y deje las cosas claras.

Si su pareja le sale con esta perla, escúchela, trate de entender de dónde viene el temor y sea lo más delicado o delicada posible. Practique el arte del beso. Estar boca a boca durante varios minutos sin ir más allá, es algo así como encender el interruptor erótico. También se puede hacer uso de algunas ‘ayuditas’ afrodisiacas.

6. «Tengo sueño»

Los médicos siempre recomiendan dormir entre siete y ocho horas para mantenerse con buena energía en el día. Sin embargo, esto no quiere decir que no se pueda dedicar media hora a experimentar el placer. Si el sueño es su enemigo, es algo que no se está haciendo bien y la rutina le está ganando la partida. Intente cosas nuevas, derrita un cubito de hielo sobre la piel de su amado o amada durante el juego previo y luego quítele el frío. De esta forma no hay ‘brazos de morfeo’ que valgan.

7. Mañana tengo partido

Esta disculpa solo se vale si se trata de un deportista de alto rendimiento a punto de participar en una final. Pero si su enamorado juega una vez al mes y le sale con estas usted debe tomar cartas en el asunto. Invierta en lencería fina, haga del encaje su mejor aliado.

Enséñele que usted también sabe jugar y que lo hace muy bien. Según el libro ‘Cama para dos’, de Martha Carrillo y Raúl Araiza, las situaciones de riesgo controlado, es decir, una caricia erótica en algún sitio público, pueden ser el preludio de una situación inolvidable.

8. No tengo tiempo

La rutina pesa en todas las parejas. Por eso es bueno encontrar un tiempo para relajarse y mantener encendido el deseo.

Se puede hacer un «recreo» en algún momento del día y, de manera sorpresiva, así el sexo se transformará en algo más excitante. La mejor definición de un «rapidito», es según el sexólogo Ezequiel López Peralta, «un acto sexual con mínimo prólogo y una duración breve, quizás un par de minutos o incluso menos».

Este tipo de sexo da para hacerlo de pie, buscando acomodar y flexionar las piernas como para que queden en una altura similar. Si el hombre tiene un buen estado físico puede cargar a la mujer sosteniéndola frente suyo y así apoyarse contra la pared.

9. No llevo condón

El sexo seguro es muy importante y no tiene por qué ser aburrido. Lo más aconsejable es que hombres y mujeres siempre lleven consigo un preservativo vigente. Bien dice el dicho, que «la ocasión hace al ladrón».

En caso de que imposible llegar a la penetración, existen muchas formas de que ambos encuentren placer. En el sexo tántrico la pareja aprende a canalizar las fuertes energías eróticas que recorren el cuerpo humano, de manera que se eleve el nivel de la conciencia de las personas envueltas.

La filosofía tántrica propone una serie de ejercicios físicos y mentales para enaltecer las percepciones sensoriales. Se puede encontrar información útil en la página www.tantra.com. Es mejor estar bien informado en caso de necesidad.

10. Es que tengo a otro/a en la mente

En este punto, querido lector, ha perdido la batalla. Recoja su ropa, su bolso y todo aquello que se había quitado, incluida su dignidad, y busque la salida más cercana.

No intente hallar fuego entre las cenizas, no se haga daño. Si quiere llore, grite o patalée, pero recuerde que mañana será otro día. Cuando una persona saca a colación a otra es porque usted no le interesa en lo más mínimo.

¡Ojo! Esto no solo aplica si se lo dice directamente: si a su pareja se le escapa otro nombre que no sea el suyo en la intimidad, es suficiente motivo para que usted busque otros horizontes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído