Ya es hora de hablar del annilingus sin traumas

Los 8 consejos para practicar el ‘beso negro’ sobre los que hay que poner mucho ojo

Puede ser muy placentero, y además un excelente preliminar del sexo anal.

Los 8 consejos para practicar el 'beso negro' sobre los que hay que poner mucho ojo
Annilingus a la vista PD

Ha llegado el momento de hablar de una práctica tabú: el annilingus, también llamado beso negro. Y nadie mejor que ‘En Femenino‘ para darnos las claves que nos conducrán a buen puerto si no nos falla el ojo y el buen tino.

Porque no solo puede ser muy placentera sino un excelente preliminar del sexo anal. Te Ocho consejos para practicar un annilingus o beso negro

A la hora de practicar un beso negro o annilingus hay que ser muy escrupuloso con algunos puntos. Si quieres hacer esta práctica bien y sobre todo de forma segura, toma nota de estos consejos.

La higiene es fundamental. La zona del ano tiene que estar completamente limpia. Si tenéis muchos reparos, una buena opción es empezar haciendo esta práctica en la ducha o en la bañera.

Ambos tenéis que sentiros preparados. Si notas que no es el momento de que te practiquen un annilingus y tu pareja empieza a hacerlo, córtale con delicadeza. Dile que mejor otro día y probad igualmente algo nuevo. ¿Qué tal si intentáis lograr el squirt? ¡Es la práctica femenina de moda!

Empieza con otros preliminares. Está claro que cuanto más fogosos nos sentimos más nos atrevemos a probar cosas nuevas. Empezad con caricias, sexo oral, masajes eróticos… y cuanto más calientes os sintáis, más ganas tendréis de probar el beso negro.

Mezcla de besos y sexo oral. Si te preguntas cómo hacerlo bien, la clave está en mezclar los movimientos de la lengua que haces cuando das un beso y cuando haces una felación: movimientos circulares y rápidos. Los dedos también pueden ser una gran ayuda en estos casos. Eso sí, hazlo despacio para dilatar la zona poco a poco.

Un truco para practicar el beso negro. Una buena idea con esta y otras prácticas sexuales es pedir a tu pareja que gima un poco más fuerte cuando más placer le dé. De esta forma, sabrás cuando estás acertando y cuando no.

Después del annilingus, mejor sin besos. Después de los preliminares podéis pasar al beso negro y de ahí al sexo anal. Es una combinación diferente al sexo convencional y muy placentera.

Higiene hasta el final. Una vez que acabes, pasa por el baño para enjuagarte o lavarte los dientes rápidamente. Puede que no sea lo más sexy o lo que más te apetezca en ese momento, pero es lo que hay que hacer. Está claro que el ano es una zona donde se pueden concentrar una gran cantidad de bacterias.

Los hombres también pueden. Cuando pensamos en el annilingus en una relación heterosexual, casi se da por hecho que es el hombre quien se lo practica a la mujer. ¡De eso nada! Los hombres también pueden recibir un annilingus y les puede gustar tanto o más.

Los hombre tienen innumerables terminaciones nerviosas en el ano, lo que les hará sentir también mucho placer en esa zona y, además, ahí tienen su particular punto G. Quítale los prejuicios y probad. 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído