Listas PD

Sexo: Los 6 consejos de Greenpeace para follar en plan ecológico

¿Sabes qué piensan los hombres cuando ellas chillan en la cama?

Sexo: Los 6 consejos de Greenpeace para follar en plan ecológico
Amor y sexo natural y ecológico. XY

Sexo: Las multas que te pueden cascar por follar en el coche

El cuidado del medio ambiente reside en los pequeños gestos que cada persona aporta en sus rutinas cotidianas, en su actitud ante el consumo y el desarrollo sostenible y en la concienciación de que se trata de un asunto colectivo e internacional (Sexo: ¿Sabes qué piensan los hombres cuando ellas chillan en la cama?).

En alusión a estos pequeños gestos, nuestra día a día está lleno de ellos, no sólo se reduce a reciclar correctamente (¿Sabes cuánto dura un polvo de la mayoría de las parejas?).

Consumir una marca en lugar de otra que produce de un modo contaminante, coger transporte público en lugar de conducir un vehículo propio o cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes suponen algunos ejemplos de una larga lista de recomendaciones por parte de los ecologistas ( Sexo: Las multas que te pueden cascar por follar en el coche).

Pero la organización de protección medioambiental Greenpeace ha querido dar un paso más allá incluyendo la práctica sexual entre estas actividades cotidianas de los humanos, y ha aportado consejos para tener relaciones sexuales ‘eco’ que respeten el planeta.

1. Apaga la luz o usa velas naturales

El enorme consumo energético de fuentes no renovables es uno de los mayores problemas del planeta. La producción de energía está ligada mayoritariamente a una actividad de explotación que deriva en el calentamiento global. Así que, para tener sexo de manera ecológica, es indispensable que el consumo energético solo pase por nuestro cuerpo. Por tanto, optar por encender la luz o el uso de velas naturales -elaboradas con cera de abeja- se apuntan como los gestos más respetuosos con La Tierra.

2. Juguetes sin consumo y de materiales no contaminantes

Si utilizamos juguetes eróticos, es importante tener en cuenta dos factores. En primer lugar, que no supongan consumo energético, como argumentábamos en el punto anterior -mejor artilugios básicos, que no requieran ningún tipo de batería-. En segundo lugar, que estén fabricados con materiales no contaminantes. En este sentido, Greenpeace recomienda descartar por completo el PVC o vinilo, y apostar por el látex, la silicona, el caucho y el cuero.

3. Afrodisíacos ecológicos

El sexo aderazado por pequeños estímulos para el paladar y otros sentidos en forma de bocados de placer hará las delicias de los compañeros de cama. Eso sí, para que esto sea ecológico, tenemos que tener en cuenta que estos alimentos afrodisíacos no pueden proceder de cultivos de explotación industrial, con pesticidas y semillas transgénicas. Frutos rojos como las fresas, las moras o las frambuesas podrían adquirirse en pequeñas tiendas especializadas y comprometidas con la agricultura ecológica; y si elegimos productos elaborados como la canela o el chocolate, mejor adquirirlos de comercio justo, procedente de países con plantaciones reducidas y que respeten el medio ambiente.

En el caso del marisco, hay que tener en cuenta que no proceda de mares con sobreexplotación pesquera o muy contaminados. Manjares como las ostras son capaces de absorber una gran cantidad de contaminantes que acabarán en nuestro organismo.

4. Usa lubricantes naturales

La industria de los lubricantes ha crecido en los últimos años de la mano de la de los juguetes eróticos, y estos productos se presentan como revulsivos del placer y facilitadores del disfrute de la pareja. Algunas marcas han lanzado lubricantes muy atractivos por sus colores, sabores y aromas, pero su producción requiere de bases de petróleos, como las vaselinas o demasiados elementos químicos no respetuosos con el medio ambiente. Ante esto, Greenpeace aconseja tirar de despensa y recurrir a una lubricación natural.

Aceites prensados en frío y de cultivo ecológico como los de coco, oliva, semilla de uva o almendras resultan idóneos para el sexo. El aloe vera, la manteca de cacao o de karité, la glicerina o el yogur natural sin azúcar también conciben buenas opciones ecológicas.

5. La bañera, una opción de ahorro

El agua es el otro gran problema del ecosistema y la sostenibilidad planetaria. Si te gusta el sexo envuelto en el líquido elemento, llena una bañera y compártela en vez de elegir una ducha. Las posibilidades de que esta opción acabe con litros y litros de agua perdiéndose por el sumidero mientras la pareja se entrega a la pasión sin noción de tiempo son muy altas. La bañera implica un control total del agua consumida por las dos personas, con el consiguiente ahorro y respeto por uno de los elementos más esenciales y escasos de La Tierra.

6. Ropa orgánica (y sexy)

Es difícil resistirse al efecto erótico y afrodisíaco de la ropa interior. En el sexo ecológico, las prendas deben estar elaboradas con tejidos orgánicos, como el algodón. En la actualidad, empresas como H&M han invertido en líneas textiles con fibras orgánicas que permiten respirar mejor a nuestro cuerpo y su degradación y futuro reciclaje sin consecuencias perniciosas para el medio ambiente están asegurados.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído