Esta denominación nació en Australia en 2006

Los inquietantes vegasexuales: «si comes carne no tienes sexo»

Quienes practican esta corriente no quieren mantener relaciones con gente que coma animales por "ética"

Los inquietantes vegasexuales: "si comes carne no tienes sexo"
La manzana y el sexo Pixabay/ Imagen ilustrativa

La carne roja es muy proteica y, muchos pensarán, ideal para el sexo por su aportación energética, además concluye la Cuaresma, tradición cristiana que se caracteriza por el ayuno y la abstinencia de carne en la alimentación. Sin embargo, para algunos siempre es Cuaresma y besar a alguien que come animales es como lamer un cenicero usado.

Es obvio que comer de forma adecuada afecta a una relación sexual efectiva. No es lo mismo ir directo al tema después de haberse apretado una fabada que tras una ligera cena con ostras, para despertar el apetito. El carnal, claro, según recoge Luis Parejo en El Mundo.

Pero no todo gira alrededor de la digestión y las ganas… Porque, a veces, dependiendo de lo que comas tendrás sexo o no. Y con los vegasexuales, si comes animales, no follas.

Y punto. Para la gente que se identifica con esta corriente sexual, si consumes productos de origen animal, las probabilidades de que un acercamiento cordial vayan a más son iguales a cero.

La primera en acuñar este término fue la profesora de la Universidad de Canterbury (Australia) Annie Potts, que ya que identificó una tendencia entre los vegetarianos a evitar el contacto sexual con los omnívoros en 2006. Ese año su departamento realizó una encuesta de comportamiento entre el colectivo contra el maltrato animal neozelandés. La mayoría de los participantes aseguraron su incomodidad o rechazo a tener acercamientos pasionales con personas que consumieran productos de origen animal.

«No puedo pensar en besar labios que dejan que entren en su boca animales muertos», aseguraba una de las encuestadas, mujer vegana de 49 años. «Somos lo que comemos y, por eso, me cuesta con los fluidos corporales, especialmente en cuanto al sexo», explicaba otra vegana de 34 años. «No me gustaría intimar con alguien cuyo cuerpo está hecho a partir de los cuerpos de otros que han muerto para su sustento», incidía otra mujer entrevistada, que dio con lo fundamental: «Los cuerpos no-vegetarianos huelen diferente… Aunque lo encontrara realmente atractivo, no me acercaría. Es mi personal forma de sexualidad ética».

VÍDEO DESTACADO: El vídeo que se rie de los veganos

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído