Un fenómeno estival puramente estival

¿Tú también eres uno de los afortunados que tienen el ‘pene de verano’?

Debido a las temperaturas más calientes durante estos meses, el falo parece más grande de lo habitual en estado flácido…

¿Tú también eres uno de los afortunados que tienen el 'pene de verano'?
Sexo, pene, placer, tamaño y obsesiones. XY

Que no se engañe o ilusione nadie porque sigue siendo el mismo pene que en mitad del frío invierno

Si eres hombre y crees que el verano te ha traído como regalo unos centímetros de más en el pene, lo sentimos, pero es solo cosa del calor.

Que no se engañe o ilusione nadie porque sigue siendo el mismo ‘instrumento‘ que en mitad del frío invierno.

Ha sido la periodista Tracy Moore la que ha levantado la liebre en revista digital masculina MEL y el fenómeno, muy natural por cierto, se ha vuelto viral en Internet.

La explicación científica, como recoge Alberto Pascual en Quo es muy simple: cuanto más cálido es el ambiente que te rodea, más se dilatan los vasos sanguíneos y el calor permite un mayor flujo de la sangre hacia el tejido eréctil, lo que hace que los cuerpos cavernosos del pene se expandan y pueda parecer que nuestras erecciones son mucho más grandes.

¿Y podemos cuantificar ese crecimiento de alguna manera? Pues los expertos creen que la diferencia en tamaño y grosor puede ser de un 10%.

La calidad sigue siendo la misma.

Una verdadera obsesión

El tamaño del pene ha obsesionado a hombres de todo el mundo durante siglos, aunque la concepción del miembro perfecto ha ido variando mucho con el tiempo.

En la Antigua Grecia, por ejemplo, se consideraba que un pene pequeño y circuncidado era la opción más deseable, mientras que los más grandes resultaban grotescos a la vista. Para comprenderlo, no hay más que ver el reducido tamaño del pene de la mayoría de esculturas griegas que aún se conservan.

Sin embargo, para los antiguos romanos se daba el caso contrario, ya que ellos consideraban mejor un miembro viril a medida que aumentaban sus dimensiones.

Poco a poco, con el paso de los años hemos llegado  a una época en la que consideramos que casi cualquier cosa es mejor cuanto mayor es su tamaño. Además, industrias como la del porno, en la que se da mayor importancia a los miembros más grandes, llevan a que la mayoría de hombres prefieran tenerlo más grande.

Esta obsesión en algunas ocasiones puede volverse enfermiza, como le ocurre a los hombres afectados por el síndrome de Koro, un trastorno mental característico de algunos países del sudeste asiático que lleva a quiénes lo padecen a creer que su pene se está encogiendo tanto que finalmente desaparecerá, causándoles la muerte.

Al final, salvo en casos tan extremos como estos, todo se traduce en problemas de autoestima, similares al de las personas que se obsesionan con otras partes de su físico

No vale la pena obsesionarse. Si le tienes pequeña, consuelate diciendo que es ‘juguetona‘ y a otra cosa mariposa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído