Sexo y salud

¿Sabías que el cibersexo se impone al «sexting» entre los jóvenes españoles?

Cuando se trata de romper el anonimato de Internet, ellas se muestran más precavidas que los hombres

El cibersexo es una forma de sexo virtual en el cual dos o más personas conectadas a través de una red informática se mandan mensajes sexualmente explícitos que describen una experiencia sexual,según wp. Es un tipo de juego de roles en el cual los participantes fingen que están teniendo relaciones sexuales, describen sus acciones y responden a los mensajes de los demás participantes con el fin de estimular sus deseos y fantasías sexuales. La calidad de un encuentro de sexo virtual depende generalmente de la capacidad de los participantes para evocar una imagen vívida en las mentes de sus compañeros. Son así mismo claves la imaginación y la suspensión de la incredulidad (ante posibles contradicciones). El sexo a través de internet se consolida como algo recurrente entre los jóvenes españoles, ya sea a través de chats o utilizando accesorios como «webcams». Según los resultados del 7º Barómetro «Los jóvenes españoles y el sexo», elaborado por Control, un 38,9% de los encuestados afirma utilizar Internet para practicar cibersexo, una práctica mucho más común para los hombres (47,1%) que para las mujeres (30,7%), según ABC.

Eso sí, cuando se trata de romper el anonimato de la red, ellas se muestran más precavidas que los hombres: solamente un 20,1% afirma enviar o recibir contenido sexual a través de sus propias cuentas de redes sociales o mensajería instantánea (práctica que se conoce como sexting), frente al 30,4% de los hombres que sí lo hacen de manera habitual.

Además de utilizar internet para practicar cibersexo o compartir contenido sexual, son muchos los jóvenes que recurren a él y a sus cuentas en redes para conocer futuras parejas sexuales. Concretamente, confiesa hacerlo ya un 35% de los encuestados, aunque de nuevo con un porcentaje mayor entre los encuestados masculinos (43%) que entre las participantes femeninas del estudio (26,9%).

Sin embargo, una cosa es conocer a alguien a través de tu perfil en una red social, y otra recurrir a aplicaciones específicas para ligar. Según se desprende del Barómetro, solamente un 15,8% de los jóvenes asegura haberse descargado alguna de estas apps con el objetivode encontrar pareja o cerrar encuentros sexuales, con una amplia diferencia entre hombres (26,1%) y mujeres (5,4%).

Además de como herramienta para ligar, Internet también se ha convertido en una fuente inagotable de información sobre sexo y salud sexual: un 69% de los jóvenes lo usa de manera habitual para informarse sobre este tema. En esta ocasión, la edad es lo que más influye a la hora de tener internet como referencia informativa. Así, frente al 74,1% de los pertenecientesa la Generación Z (de 18 a 24 años) que recurren a la red para informarse, el porcentaje cae a un 63,9% entre los Millennial (de 25 a 35 años).

Toda la cantidad de información disponible en la red pone de manifiesto la importancia de contrastar las fuentes y consultar siempre páginas de profesionales, más teniendo en cuenta que el 39,1% de esas búsquedas están relacionadas con infecciones de transmisión sexual. Aparte de esto, las principales búsquedas de los usuarios se centran en conocer nuevas posturas (39,9%), en conocer nuevos productos de bienestar y diversión sexual (35,3%) y en descubrir más nuestra anatomía y las zonas erógenas de nuestro cuerpo (29,2%).

Independientemente de si se conoce a la pareja en persona, mediante redes sociales o a través de una app específica, las relaciones deben hacerse de manera segura y responsable. Algo que, poco a poco, parece ir calando entre los jóvenes españoles, que vuelven a decantarse por el preservativo masculino como método contraconceptivo en sus relaciones, con un porcentaje del 68,2%. Este dato se incrementa hasta el 78% en el caso de los hombres, frente al 58% de las mujeres que afirman tenerlo como método contraconceptivo principal.

Pese a este incremento en el uso del preservativo, el Barómetro sigue arrojando datos alarmantes en lo que respecta a los métodos para protegerse ante infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados. Así, hasta un 31,2% de los encuestados afirma usar preservativo con una frecuencia ocasional, mientras que hasta un 12,9% confiesa continuar empleando la «marcha atrás» como método de prevención. Esto es especialmente relevante si consideramos que el 77,9% de los encuestados afirma no conocer el estado de salud sexual de sus parejas sexuales.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído