Así fue la vida de desenfreno y adicciones del hijo de Camilo Sesto, según su maciza ex novia española

Así fue la vida de desenfreno y adicciones del hijo de Camilo Sesto, según su maciza ex novia española
Así fue la vida de desenfreno y adicciones del hijo de Camilo Sesto, según su maciza ex novia española RS

Tras la muerte del cantante, comienzan a salir los ‘trapos sucios’ de la familia. El oscuro pasado de Camilo Blanes, hijo de Camilo Sesto y heredero universal de la fortuna del cantante, vuelve a salir a la luz. Después de que Carmen Lomana asegurara que Camilín «había estado en un mundo de adicciones», ahora es su ex novia española, la artista Christina Rapado, quien ha hablado de los meses de «desenfreno» que vivieron juntos, según recoge el autor original de este artículo informalia y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

La ex concursante de GH VIP conoció a Camilo Jr. en 2007, en Madrid: «Le conocí en la sala Mito. Yo estaba tomando una copa con unas amigas y se nos acercó un chico muy mono con ojos azules, no sabía quién era hasta que me dijeron que era el hijo de Camilo Sesto. A primera vista, me gustó, era muy guapito. Más tarde nos dimos unos besos y acabamos practicando sexo en casa de un amigo mío. Y la verdad es que Camilín funciona muy bien en el sexo», cuenta la ex participante de First Dates a la revista Pronto.

Su relación fue más allá de esa noche: «Al día siguiente, me llamó y quedamos. Le invité a cenar, el pobre no tenía dinero… Vivía en un piso de alquiler con unos amigos sudamericanos, en la Glorieta de Quevedo. Estaba sin un duro, su padre no le daba nada, pasaba muchas estrecheces… Para ganarse un dinerito pintaba casas», desvela.

El motivo de que su padre no le diera dinero tenía que ver con sus adicciones, según Rapado. «Le cerró el grifo porque no le gustaba la vida nocturna de Camilín y sus adicciones. Era de los que se tomaba una copa y no podía parar de beber. Y acababa ‘tocado’. Le conocí en su peor momento vital. Hasta yo le compraba la comida y le llenaba de alimentos la nevera. El chico estaba muy falto de cariño…», explica la cantante.

Christina define su relación con Camilo Jr. como «loca y desenfrenada, llena de excesos» y cuenta una de las anécdotas que se produjeron: «Fueron tres meses muy movidos. Una noche, él se emborrachó y le tuve que ir a buscar para llevarle a casa y cuidarle. Reconozco que yo estaba un poco ‘perdida’, pero él lo estaba mucho más», desvela.

Preguntada sobre si llegó a conocer a Camilo Sesto, Rapado responde así: «Solamente le vi una vez. Yo había ido con Camilín a la casa de Torrelodones, le esperaba en el coche y, de pronto, apareció en la puerta de la finca. No me dijo nada. Me miró con cara de cabreo y se fue», dice y añade: «Será que no me quería como nuera».

Poco después, el hijo de Camilo se marchó a México: «Camilín tocó fondo y se fue, pero al año siguiente regresó y se puso en contacto conmigo. Nos enrollamos de nuevo, aunque poco tiempo. Parecía más calmado y su padre ya le daba dinero…», señala Christina, que niega que fuera ella la que le empujara a la mala vida, como comentan algunas malas lenguas: «Eso es mentira. Apareció en mi vida con malos hábitos y muchos problemas familiares. En mí, digan lo que digan, encontró a una persona que le quería».

Christina, además, cuenta que no se ha visto con Camilín desde su regreso, aunque asegura que le ha «mandado mensajes por Instagram» por si necesita algo, y lanza un mensaje a la madre de su ex novio, Lourdes Ornelas: «Ahora la madre le controla demasiado. Y le voy a dar un consejo: señora, tenga cuidado, porque cuando su hijo se toma una copa es incapaz de parar. Su talón de Aquiles era la bebida. Espero que eso haya cambiado con el paso de los años».

Por último, habla de la entrada de Camilo y su madre en el chalet del difunto Sesto: «Ella se sentirá como una reina, porque antes no la quería nadie en esa casa. Lo que debe de estar disfrutando. ¿No te acuerdas de aquella entrevista en la que Lourdes Ornelas contó que a Camilo Sesto le gustaba vestirse de mujer? A mí me dijo Camilín que su padre tenía vestidos de folclórica y se los ponía de vez en cuando en casa», sentencia.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético e innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído