La siempre mediática cantante desmonta prejuicios y se atreve a probar la viagra femenina, el sado, los geles estimulantes y hasta un «micrófono en el pubis» en «Mónica y el sexo»

Así son las ‘interesantes lecciones’ de sexo de Mónica Naranjo

Así son las 'interesantes lecciones' de sexo de Mónica Naranjo
Mónica Naranjo RS

No se corta un pelo la cantante…La separación de Mónica Naranjo con Óscar Tarruella, con quien llevaba dieciséis años de relación, trastocó la vida de la siempre mediática cantante, que aseguró tras la ruptura estar «muerta de cintura para abajo». Mientras su expareja declaraba haber sentido miedo con ella, Naranjo buscaba un revulsivo que milagrosamente encontró en «Mónica y el sexo», que se emite en Cuatro. «El programa ha sido un flotador porque pasaron cosas que me dejaron fuera de juego y no supe cómo reaccionar. El programa ya estaba en marcha, pero no sabíamos cuándo íbamos a grabar. Tres meses después de separarme, me llamaron para marcharnos a Japón y no pude dar lo suficiente las gracias», aseguró Naranjo ante la prensa según recoge el autor original de este artículo ABC y comparte Ivan Rastik para Periodista Digital.

Entregada al formato, la televisiva no ha dudado en atreverse con todo, descubriendo cómo es la sexualidad en diferentes culturas alrededor del mundo. Sin tapujos ni miedos, Mónica Naranjo se atreve a probar la viagra femenina, el sado, azotada con una fusta, geles estimulantes y hasta un «micrófono en el pubis», redescubriendo y aprendiendo del sexo en un momento en el que no tiene ilusión por nada y llegando a recuperar las ganas de disfrutar de la vida. «Recuperar el libido es una carrera de fondo. A mí me ha costado mucho», se sinceró la artista durante la presentación de «Mónica y el sexo».

«Yo dejaría que mis hijos lo vieran. No está hecho en plan soez. La sexualidad es algo bonito y natural. Tendríamos que hacer más el amor, seríamos personas más sanas», reconoció en una entrevista a ABC antes de que se estrenase el programa.

Un programa que no solo le sirve a Mónica Naranjo para recuperar la ilusión, sino para compartir con los espectadores experiencias vitales como la edad a la que perdió su virginidad –a los 18 años– o su momento sexual álgido. En casa de la cantante, reconoce, siempre se ha hablado abiertamente de sexo, y antes de emprender esta aventura reconoció haber visto «mucho porno y prácticas sexuales»: «Hay de todo en la pornografía y también hay sexo muy chulo, muy estimulante y muy sano. Al final, entre cuatro paredes, solo dos personas, o alguna más, saben lo que pasa».

Tras su intenso periplo por Japón, en el que ha visto caer algunos estereotipos sexuales prefijados desde Occidente y ha podido conocer algunas de las más curiosas parafilias niponas, Mónica Naranjo avanzó en el proceso vital emprendido tras su ruptura amorosa regresando a sus orígenes en Figueras, su ciudad natal, y viajando hasta el lugar que la vio crecer como artista, México.

La actriz Ana Milán, amiga de Mónica Naranjo, la acompañará en un recorrido por el país norteamericano en el que podrán conocer cómo disfrutan la sexualidad las familias tradicionales y los matrimonios liberales. Además, podrá compartir vivencias con dos grandes artistas mexicanas: las cantantes y actrices Dulce y Ana Bárbara.

Autor

Ivan Rastik

Iván Rastik, personaje ruso de origen pero español de vocación, es el gran experto erótico-festivo de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído